Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Un profesional realiza un test de antígenos / EFE

Estos son los test más fiables para esta Navidad

Los expertos señalan cuáles son las pruebas más eficientes para poder pasar las fiestas más tranquilos en plena pandemia

3 min

Diciembre es el mes de la Navidad y de los reencuentros, pero la pandemia del Covid va a complicar las cosas este año. El Gobierno y las comunidades autónomas ya han impuesto sus medidas: toques de queda, límite de personas en las cenas, restricción de la movilidad… Pero lo que importa a las familias es poder abrazar a los suyos.

Con este deseo en la cabeza, son muchos los que tienen en mente ir a realizarse pruebas para poder acercarse a los suyos con el mínimo riesgo posible. PCR, tes de antígenos o serológicos. Los especialistas matizan que “reducen riesgos”, aunque la forma más segura es pasar estas fiestas sin contactos con nadie, más allá de con los convivientes.

PCR y antígenos

Por un lado, está la ya conocida Reacción en Cadena de la Polimerasa (PCR), la prueba más fiable hasta este momento, la que tiene "mayor sensibilidad". Claro que también es la más cara, los resultados tardan varios días en obtenerse y es tan sólo una foto fija del momento.

Le siguen los nuevos test de antígenos, que Cataluña y Madrid quieren realizar en farmacias. La bióloga del Centro de Investigaciones Biológicas Margarita Salas del Centro de Investigaciones Científicas (CIB-CSIC), Luisa María Botella, recuerda que son los menos sensibles. Hace falta tener una carga viral muy alta, por lo que puede dar falsos negativos, especialmente entre asintomáticos. Claro que son las más baratas y rápidas.

Test serológicos

La serología no indica si en la actualidad el paciente es contagioso. Sí detecta si el paciente ha pasado la enfermedad hace tiempo, gracias a la medición de los anticuerpos IgG, o si es más reciente y no por eso activa, con la molécula IgM. Claro que, si se combina con la PCR, sería “ideal”, indica la científica.

En todo caso, lo que se recomienda no hacer es viajar antes de conocer las pruebas y reducir los contactos con otra persona al máximo. Los motivos principales son dos: se tratan sólo de fotos de un momento concreto y si la serología indica que ya se ha pasado no garantiza que uno no se pueda volver a reinfectar.