Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Un radar de la DGT en un carretera / EFE

Un sólo número, clave para evitar las multas de tráfico

Aplicar una particular regla del 7 puede ser útil para impedir ser cazado por los radares de la DGT

3 min

Agosto es el mes de la operación salida y retorno constante. Cada viernes alguien coge vacaciones y cada domingo a alguien se le acaban. Este hecho sumado a los trabajadores que aprovechan para pasar el fin de semana fuera genera grandes retenciones en las carreteras. Pero más coches también suponen más multas, pero hay un número que puede ser útil para evitarlas.

Los radares son sistemas de prevención de accidentes muy eficaces, ayudan a que los conductores moderen la velocidad que causa tantas desgracias. Pero no siempre es fácil sacar el pie del acelerador y no ser cazado por las cámaras de la Dirección General de Tráfico (DGT). Para evitar que eso suceda son necesario seguir dos consejos: el primero, no superar la velocidad máxima obligatoria; el segundo aplicar la regla del 7.

Kilómetros y porcentajes

Los dispositivos tienen un margen de error de 7 km/h cuando el límite es 100 km/h o menos. Es decir, si uno circula por una zona 30 de un municipio, puede ir hasta 37 km/h, a la que supere esta cifra el radar se activará y hará una foto del vehículo. Así pasa también en carreteras cuyo límite sean menores o iguales a 100 km/h.

En tramos de autovías o autopistas donde la velocidad suele fluctuar entre los 110 y los 120 km/h, la cifra sigue siendo importante, pero cambia la manera de aplicarse. Ya no se trata de que uno puede ir sólo 7 km/h más rápido, sino algo más. En estos casos el umbral de los radares es de un 7% más sobre la velocidad máxima permitida.

Errores

Las cámaras de la DGT se activarán cuando el conductor circule a 117,7 km/h o más en una carretera cuyo límite sea 110 y en el caso de que sea 120, no se podrán alcanzar ni superar los 128,4 km/h si se quiere evitar la multa.

La aplicación a esta regla del 7 tiene una explicación. Tráfico estima que los radares tienen un margen de error de entre el 3 y el 7%, dependiendo del modelo. Y aunque los nuevos tengan más precisión, las autoridades respetan estos ligeros fallos a la hora de sancionar a los conductores. Aun así, el truco que no falla es no superar los límites, recuerdan.