Menú Buscar
Uno de los 'uritrottoirs' instalados en París / AYUNTAMIENTO DE PARÍS

Polémica en París por sus nuevos urinarios al aire libre

El ayuntamiento parisino experimenta con la instalación de cuatro váteres ecológicos para acabar con la costumbre de sus vecinos de miccionar en la calle

3 min

En París hay un serio problema, ya que sus ciudadanos están muy acostumbrados a orinar en la vía pública, con el consiguiente problema de olor y salubridad que ello conlleva. Para tratar de remediarlo, el Ayuntamiento de París ha decidido colocar unos váteres ecológicos al aire libre.

Los uritrottoirs, que así se llaman estos mingitorios, son una mezcla entre una papelera de un establecimiento de comida rápida, un inodoro de pared y un macetero. Estos cubos disponen de una apertura en la parte frontal en la que se coloca la persona que quiere miccionar. La orina se filtra en su interior, impidiendo que se desprendan desagradables olores, y se utiliza para producir composta que posteriormente sirve para cultivar plantas.

París más limpio

La propuesta se ha financiado con los presupuestos participativos de París tras contar con el apoyo de más de 16.000 personas. Como parte del proyecto París más limpio, se han instalado cuatro uritrottoirs en áreas muy congestionadas de la ciudad en las que suele producirse un alto número de micciones en la vía pública.

Pero lejos de acabar con esta poco higiénica costumbre de los parisinos, lo que ha conseguido la instalación de los nuevos uritrottoirs ha sido crear una gran polémica en la ciudad, ya que hay quienes consideran esta medida “demasiado agresiva” o un lugar “para exhibicionistas”.

Opiniones a favor y en contra de la iniciativa

Las reacciones en las redes sociales no se han hecho esperar. Hay opiniones tanto a favor como en contra de los váteres ecológicos. "Es una buena idea porque cuando estás de turismo por París no encuentras urinarios públicos salvo que entres a un restaurante", explica un tuitero, que le pone una pega: "Me gustaría que tuvieran un poco más de privacidad. Creo que están muy expuestos, vendría bien instalarles unos paneles laterales".

Aunque la mayor crítica recibida hasta el momento ha llegado desde el sector femenino: “¿Qué pasa con nosotras? ¿Nadie ha pensado que las mujeres no podemos utilizarlos?”, exclaman varias chicas en las redes sociales.