Menú Buscar
Una foto de archivo de comida en Navidad

Cómo perder peso después de los excesos de Navidad

Tras las fiestas navideñas el cuerpo se resiente de las comidas y cenas continuadas por lo que debemos volver a nuestra talla habitual

2 min

La Navidad y sus fiestas traen consigo, casi siempre, unos kilos de más. Pocos son los que evitan esas grandes comidas y cenas con manjares no muy habituales rodeados de los seres más queridos. Una vez empieza el año nuevo la mayoría de personas quiere volver a su peso habitual y enero se presenta como una oportunidad para cumplir los propósitos, entre ellos, la dieta.

Estos son cinco consejos para adelgazar de una forma segura y rápida.

  1. Olvídate de seguir comiendo a todas horas: Tras tantos encuentros en la mesa, es normal que el cuerpo esté empachado e hinchado. Aun así, aunque hagamos un día de ayuno o reduzcamos la cantidad de comida, nuestro organismo seguirá pidiendo más, así que debemos ser fuertes y comer a nuestras horas habituales las cantidades recomendadas.

  2. Las sobras: en Navidad siempre sobra comida y algunos productos como el marisco son muy saludables. Lo mejor es racionarlo y no intentar comer todo de un solo día. Si no se pone malo, es mejor que se divida entre los componentes de la familia y acabarlo poco a poco.

  3. Ejercitarse: con dejar de comer no es suficiente. Las largas tardes y noches alrededor de la mesa se acabaron y ahora toca salir a pasear para bajar esos kilos de más y esa sensación de hinchazón. Si eres de los que va al gimnasio, empezar lo antes posible es la mejor receta para empezar a reducir peso y volver a sentirnos mejor.

  4. Olvídate de los fritos y excesos de carbohidratos. No tenemos que dejar de comer alimentos como el pan, el arroz o la pasta, pero si reducir su cantidad si queremos reducir peso antes. Son una fuente de energía importantísima para el organismo, pero cuando hay sobrepeso, siempre con medida.

  5. Fruta y mucha agua: algunas frutas como la piña ayudan al organismo a deshacerse de esos líquidos que retenemos tras la ingesta de tanta comida. Asimismo, beber mucha agua también es fundamental para acelerar el metabolismo.