Menú Buscar
Una chica en la playa

¿Cuál es el origen de la arena de las playas?

El tipo de arena que se puede encontrar en cada playa y la supervivencia de estos espacios dependen del medio ambiente y de factores naturales

3 min

Tradicionalmente, las playas son uno de los lugares más populares y demandados por las personas que deciden experimentar un retiro de sus rutinas por su carácter paradisiaco y su confortabilidad. Sin embargo, no mucha gente conoce cómo se han originado estas zonas ni de donde viene toda esa arena que pueblan las playas. Lo primero que se ha de saber es que toda playa surge debido a la arena que el mar deposita en su orilla, junto a otro tipo de sedimentos atraídos por las olas y que son empujados por el viento. Teniendo en cuenta esto, las playas tal y como las conocemos no son otra cosa que la acumulación progresiva de estos elementos durante mucho tiempo.

Vista aérea de la playa de las Maldivas / PIXABAY

Vista aérea de la playa de las Maldivas / PIXABAY

Hay que tener en cuenta que, como todo elemento de la naturaleza, las playas ni son eternas ni pueden crearse a gusto del ser humano. Su origen, y especialmente su mantenimiento, viven únicamente de la influencia del medio ambiente sobre estos lugares. Variables como el clima, el viento o las mareas son las que van a determinar la supervivencia de estas hermosas zonas vacacionales.

¿De dónde llega la arena de las playas?

La típica arena de las playas no es otra cosa sino el resultado de la erosión de las rocas y del arrecife coralino. El viento, el agua de los ríos, los glaciares que se derriten… Todos estos fenómenos de la naturaleza afectan a su composición, que queda reducida a esos finos granos de color claro.

En cuanto a los diferentes tipos de arena que se pueden encontrar en las playas, su variedad se debe a factores como la adherencia entre partículas, la humedad del lugar o el movimiento que han experimentado hasta llegar a la orilla.

Existen diversos tipos de arena de playa según las características del grano

Por ejemplo, los granos de arena que son muy finos favorecen mucho más la retención del agua. Por otro lado, aquellos que son más redondos cuentan con una mayor adherencia, son capaces de retener menos humedad y se mueven con mayor facilidad, lo que puede derivar incluso en la formación de dunas al final de la playa.