Menú Buscar
Santorini, una de las islas de Grecia y principal destino turístico del país heleno / EP

La 'nueva normalidad' de Grecia: los turistas 'se pelean' por un hueco en la playa

El Gobierno heleno ha decretado fuertes restricciones y medidas de seguridad en sus costas bajo multas de entre 5.000 euros y 20.000 euros

3 min

El Gobierno de Grecia ha iniciado la desescalada en su país con la apertura de puntos turísticos de interés como el Partenón. Su intención es proceder a levantar, gradualmente, las medidas tomadas hasta ahora para detener la propagación del coronavirus y volver a la normalidad cuanto antes mientras se preparan para la llegada de turistas.

El primer ministro griego, Kyriakos Mitsotakis, espera que el país heleno pueda comenzar a recibir visitas a partir del 1 de julio, si la situación en Grecia sigue evolucionando favorablemente. Además de las joyas arquitectónicas que posee el país, uno de los aspectos que más llaman al turismo son sus playas, que ya han abierto bajo fuertes restricciones.

Fuertes medidas de seguridad

Las más de 500 playas que tiene la costa griega abrieron el pasado fin de semana bajo estrictas medidas de seguridad y fuertes restricciones, como la de guardar una distancia de seguridad de cuatro metros. Con los 40 grados que llegaron a marcar los termómetros de Grecia este sábado, los griegos encontraron algo de alivio en ellas aunque lejos de la comodidad habitual.

La distancia social que ha marcado el Gobierno heleno permite disfrutar de la arena a aquellos que logren acceder, y es que no son tantos los que caben en sus playas. Por decirlo de otro modo, la separación de cuatro metros entre personas implica que en 1.000 metros cuadrados de arena podrá haber un máximo de 40 personas.

Multas a partir de 5.000 euros

El Ejecutivo de Mitsotakis también ha decretado que bajo cada sombrilla --también separadas entre ellas por cuatro metros-- únicamente puede haber dos sillas o dos tumbonas. Tampoco valdrá cualquier sombrilla, y es que los toldos de cada una de ellas no podrán estar a menos de un metro el uno del otro.

Aquellos que no cumplan estas medidas, se enfrentarán a duras multas que irán entre los 5.000 euros y los 20.000 euros. El Gobierno griego hará tolerancia cero en sus playas en un país que ha confirmado 2.836 casos de coronavirus y 165 fallecimientos, dos en las últimas 24 horas.