Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Un agricultor conduce su tractor por el campo / CG

Mueve una piedra para pasar con su tractor y cambia la frontera entre Francia y Bélgica

Un agricultor desplazó la roca, grabada y de 150 kilos de peso, algo más de dos metros para poder maniobrar mejor con el vehículo

3 min

Un grupo de aficionados a la historia paseaba por la frontera entre Francia y Bélgica cuando detectaron que la piedra que delimitaba el territorio desde el año 1819 había sido desplazada. En ese momento alertaron a las autoridades de Erquelinnes, localidad en la que se encontraban, quienes descubrieron que un granjero la movió para poder pasar mejor con su tractor.

Al parecer, el agricultor decidió arrancar esa piedra de unos 150 kilos y cambiarla de sitio, a unos 2,30 metros de distancia, para maniobrar mejor con su vehículo. Una decisión que le comió terreno a Francia y se lo regaló al pequeño municipio situado al sur de Bélgica, aunque algunos vecinos aseguran que lo hizo para ampliar ligeramente su terreno.

No era una piedra cualquiera

El alcalde de Erquelinnes, David Lavaux, se tomó con humor el asunto: "Hizo que Bélgica fuese más grande y Francia más pequeña, aunque no ha sido una buena idea. Yo estaba feliz de que mi ciudad fuese más grande, pero el alcalde de Bousignies-sur-Roc no estaba de acuerdo. Tendremos que volver a poner la cosas en su sitio", bromeó el belga.

La piedra grabada que marca la frontera entre Francia y Bélgica / FACEBOOK
La piedra grabada que marca la frontera entre Francia y Bélgica / FACEBOOK

Al parecer, el agricultor no vio que la piedra de 150 kilos estaba grabada desde 1819 y marcaba la frontera delimitada por el Tratado de Courtrai de 1820. Un límite pactado tras la derrota de Napoleón en 1815 en Waterloo, antes de la formación de Bélgica como estado en 1830. Es decir, que no era una roca cualquiera.

Un conflicto tomado "con humor"

Las autoridades belgas contactarán con el granjero para pedirle que vuelva a poner la piedra en su sitio y evitar que Bruselas incurra en un conflicto fronterizo con el país vecino. Además, si no lo hace, el agricultor podría tener que responder ante un tribunal penal. "Si muestra buenas intenciones, no tendrá ningún problema. Solucionaremos esto de manera amistosa", declaró Lavaux a un medio local.

"No es sólo un hito entre dos vecinos, sino que delimita dos países", aseguró el alcalde, haciendo referencia a la gravedad del asunto pese a que el conflicto se ha tomado "con humor" por todos los afectados. "No hemos reducido demasiado Francia", agregó Lavaux antes de añadir que esperan recuperar las dimensiones originales antes de este fin de semana.