Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Monopoly, uno de los juegos de mesa más populares / PIXABAY

Los mejores juegos de mesa para el confinamiento

El clásico del entretenimiento en familia o con amigos tiene opciones de cualquier tipo y para todos los gustos

5 min

Aún en la era de los videojuegos, donde casi todo el entretenimiento es virtual, siguen manteniéndose en alza los juegos de mesa. No tienen ninguna innovación tecnológica, solo unas cartas, unos dados y, en ocasiones, un tablero. Con estos ingredientes (incluso teniendo todos ellos una adaptación al móvil), este entretenimiento sobrevive a las pantallas.

Desde hace años se imponen como una forma de amenizar cualquier reunión de amigos o de familia, y sigue sin pasar de moda. En la actualidad, se realizan auténticos festivales basados en los juegos de mesa, donde se reúnen miles de personas amates de este entretenimiento. Cabe destacar, que existe la variedad de juegos de autor, creaciones independientes o indies, que siendo menos populares, tienen un público muy fiel. Sean del estilo que sean, estos son algunos de los más populares.

Monopoly

Posiblemente sea el juego de mesa más conocido en el mundo. Su creadora, Elisabeth Magie, comenzó a comercializarlo en 1903 bajo otro nombre, hasta que Hasbro lo vendió de forma masiva en todo el mundo a partir de los años 30. La adaptabilidad que ha tenido este juego es su principal característica, puesto que se compone de calles de diferentes ciudades del mundo, y ha dado para versiones de todo tipo. Llama la atención la inspirada en Los Simpson o en Star Wars.

Los jugadores parten con una cantidad de dinero que tendrán que invertir en comprar calles o avenidas. La intención es ir aumentando esa cantidad de dinero, mientras disminuye la de los rivales. Estos se van eliminando a medida que tienen que pagar impuestos por hipotecas o por pasar por las calles de los rivales. También está la casilla de la cárcel que mantiene atrapado al jugador hasta que paga o saca doble en los dados.

Catán

Esta creación de Klaus Teuber se ha convertido en uno de los juegos de mesa favoritos en España. Su origen es alemán, pero ha sido traducido en 17 idiomas, incluido el catalán. El objetivo único del juego es construir pueblos, ciudades, y caminos entre ellas. No se ataca directamente a los rivales, sino que se hace de forma sutil.

Catán, juego de mesa   dograapps en PIXABAY
Catán, juego de mesa / dograapps en PIXABAY

Se ha hecho tan popular por la sencillez de su mecánica. No es necesario tener mucha experiencia jugando para conseguir hacerlo bien, el componente de la suerte siempre está presente. El juego se desarrolla en un tablero en constante cambio y las edificaciones se llevan a cabo en territorios, que aportan materias primas. Cada territorio tiene un número asignado y, en función del resultado de los dados, se obtienen las materias para construir más ciudades, pueblos o caminos.

Dixit

Este juego de mesa es relativamente reciente, a diferencia del resto. El francés Jean-Louis Roubira ideó un entretenimiento que consiste en adivinar una carta a partir de pistas. Esta forma sencilla de jugar ha ganado el premio al Juego del año en España, otorgado en el Encuentro Nacional de Juegos de Mesa en 2009 y el Spiel des Jahres en 2010, que recompensa al mejor juego en Alemania.

Dixit consta de dos roles: narrador y jugadores. El narrador escoge una de las seis cartas y evita que el resto de jugadores la vea. De forma progresiva se van dando pistas a modo de historia para adivinar el misterio. La dificultad y la emoción viene de dar pistas buenas, pero no lo suficiente como para que el resto de personas lo adivinen.

Risk

¡La conquista del mundo! Risk es uno de los juegos de mesa de estrategia más antiguos y populares. Al igual que Monopoly, lo comercializa Hasbro desde 1958, aunque fue creado por Albert Lamorisse en 1950. Su diseño inicial quería evocar la conquista mundial que llevó a cabo Napoleón. Sin embargo, también ha tenido constantes adaptaciones como las inspiradas en Juego de Tronos o en la saga de El Señor de los Anillos.

El tablero se dispone en forma de mundo y está dividido en regiones. Al inicio, cada jugador tendrá de forma equitativa los mismos territorios, pero durante el desarrollo de la partida habrá que prestarle más importancia a unos que a otros. Las batallas las deciden los dados, es decir, cuando un jugador ataca a otro gana el que mayor número saque, aunque el éxito de la partida viene dado por la pericia del jugador.