Menú Buscar
Persona con insomnio / PIXABAY

El insomnio aumenta las posibilidades de sufrir infartos e ictus

Actualmente cuatro millones de personas en España tienen problemas para conciliar el sueño, lo que puede derivar en enfermedades cardiovasculares

02.06.2018 19:25 h.
3 min

Dormir es una parte fundamental en el ciclo vital de toda persona. Tanto es así que un tercio de nuestra vida la pasamos durmiendo. Sin embargo, cuatro millones de españoles sufren insomnio, patología que puede provocar un aumento de las posibilidades de sufrir un ictus o infarto de miocardio, según múltiples informes.

Un estudio publicado el año pasado por la Universidad Médica de China en Shenyang reveló que las personas con dificultades para conciliar el sueño son un 27% más propensas a sufrir estas enfermedades cardiovasculares con el paso del tiempo en relación a quienes duermen con total normalidad.

La clave es dormir bien

Por otro lado, la investigación también reveló que aquellas personas con dificultades para conseguir un sueño reparador tienen un 18% más de posibilidades de sufrir estas enfermedades.

Mujer durmiendo durante el fin de semana / PIXABAY

Mujer durmiendo en la cama / PIXABAY

En el caso de aquellas personas que presentan importantes problemas para permanecer dormidos en la cama durante la noche son un 11% más propensas a tener un diagnóstico desfavorable ante estas enfermedades. Sin embargo, despertarse muy temprano o antes de que el despertador suene no refleja ninguna relación con el aumento de sufrir estas enfermedades.

¿Por qué es tan importante dormir?

Durante las horas de descanso, el cerebro aprovecha para generar una serie de hormonas como ocurre con la del crecimiento mientras el sueño es profundo, y para realizar funciones y actividades que mejoren el funcionamiento del cuerpo durante el día. “Cuando dormimos alcanzamos un estado de reposo en el que los sentidos y movimientos, que están tan activos durante el día, se suspenden”, comenta Cristina Zunzunegui, CEO de Somnisa. “Gracias a esta calma nuestro organismo pone en marcha otras funciones que nos permiten recuperar durante la noche la energía y vitalidad para el día siguiente”.

Además, durante este tiempo, las células se regeneran y oxigenan con mayor facilidad como ocurre con la rodopsina, el pigmento sensible a la luz que se encuentra en los ojos, consiguiendo que se renueve y recupere de los esfuerzos ocasionados durante el día.

El cerebro lo agradece

Por otro lado, dormir y tener un sueño reparador ayuda a mejorar el intelecto, pues el cerebro necesita varias horas de desconexión para poder procesar toda la información recapitulada en el día. También ayuda al cuidado del corazón, ya que al disminuirse la frecuencia cardiaca las células coronarias y los tejidos se pueden recuperar, además de controlar otro tipo de enfermedades como la diabetes o la hipertensión, e incentiva la coordinación física, entre otras ventajas.