Menú Buscar
Las diferencias entre aerolíneas 'low cost', como Ryanair, y las convencionales

¿En qué se diferencian las aerolíneas ‘low cost’ y las regulares?

El equipaje permitido, los servicios que ofrecen y los asientos del avión suelen ser diferentes en las aerolíneas convencionales y en las de bajo coste

3 min

La aparición de las aerolíneas low cost en la vida de los viajeros supuso una revolución. Desde entonces el dinero no ha sido problema para lanzarse a descubrir mundo. Además, también sirvió para que las aerolíneas regulares se pusieran las pilas al ver seriamente amenazada su cuota de mercado, mejorando sus servicios y reduciendo sus precios.

Pero, ¿cuáles son las diferencias reales entre las aerolíneas low cost y las regulares? Nos las detallan desde el portal Skyscanner.

Avión de Iberia aterrizando en un aeropuerto / PIXABAY

Avión de Iberia aterrizando en un aeropuerto / PIXABAY

  • Servicios a bordo: Cuando aparecieron las aerolíneas low cost fueron capaces de ofrecer billetes baratos a cambio de reducir sus servicios. Por ejemplo, en ellas no existe servicio de comida, ni de prensa gratuita ni accesorios como mantas o almohadas para que el trayecto sea más cómodo, algo habitual en las aerolíneas regulares. Tampoco permite llevar más de un bulto de equipaje de mano ni facturar maletas sin coste. Todos estos servicios se han convertido en extras por los que hay que pagar una cantidad aparte.
  • Asientos: En las aerolíneas low cost el concepto de clase bussiness y clase turista no existe, todos los asientos son iguales (aunque en algunos aviones las primeras filas están reservadas para los pasajeros que deseen pagar más por ellas). También en estas aerolíneas de bajo coste el número de asientos suele ser mayor que en las regulares, por lo que el espacio para las piernas y para reclinar el respaldo suele ser menor. Elegir asiento suele ser gratuito en las aerolíneas regulares, pero para hacerlo en las low cost hay que pagar un sobrecoste.
  • Equipaje: Las aerolíneas low cost son mucho más estrictas con su política de equipajes. Además de poner especial énfasis en el control de las dimensiones y el peso de las maletas, no ofrecen la opción de facturar bultos gratuitamente como en las regulares. Es un servicio de pago que, además, puede ser bastante caro.
  • Aeropuertos: Para abaratar costes, las aerolíneas low cost han recurrido a los aeropuertos pequeños como punto de origen y destino de sus trayectos. Sus tasas son más económicas y están ubicados más lejos del centro de la ciudad (o de la propia ciudad), por lo que el pasajero debe estudiar, además del precio del billete, el tiempo y dinero a invertir en los traslados.