Menú Buscar
Hortalizas y frutas, parte esencial de la dieta mediterránea / PIXABAY

¿La dieta mediterránea es igual de recomendable para todo el mundo?

La alimentación debe adaptarse a las necesidades genéticas de cada persona para mantener los niveles de salud y no sufrir falta o exceso de algunos nutrientes

25.09.2019 14:06 h.
3 min

¿La dieta mediterránea es aconsejable para todo el mundo? Depende para qué tipo de persona. Dolores Corella, invesigadora y jefa del grupo CIBEROBN del área del Instituto de Salud Carlos III que estudia la obesidad y la nutrición lleva 25 años estudiando la nutrigenómica, la ciencia que se ocupa de investigar el potencial de la alimentación en nuestra salud si se adapta a la predisposición genética. 

Conella, según publica El independiente, estudia el altísimo potencial de la alimentación para mejorar nuestra salud si la adaptamos a nuestros genes. Si las dietas milagro ya estaban más que denostadas, esta ciencia pone en duda hasta los beneficios de la dieta mediterránea. Al menos en general, porque según indica Corella, “la dieta mediterránea es beneficiosa en general pero para aproximadamente un 10% de la población". 

Falta de nutrientes

¿El motivo? Que en algunos casos esta dieta puede ser perjudicial por exceso o falta de nutrientes. También lo piensa José María Ordovás, director del laboratorio de Nutrición y Genómica en USDA-Human Nutrition Research Center on Aging en la Universidad de Tufts en Boston e investigador Senior en el CNIC y en el instituto IMDEA  Alimentación en España. “Las recomendaciones generales son inexactas y cambiantes, lo que un día es bueno al siguiente no lo es”. 

Los científicos cada día conocen más cómo las mutaciones de genes predisponen o protegen del desarrollo de enfermedades. "Viendo el genoma de alguien podemos saber si tiene más o menos riesgo de obesidad, diabetes, colesterol alto, cáncer o enfermedades neurodegenerativas", explica Corella. 

Genética

La genómica estudia las mutaciones en la base de los genes de los humanos, pero también la epigenómica. “En este caso, se estudian las metilaciones, que son alteraciones que afectan al gen por encima de la base y que son más dinámicas, por lo que incluso se pueden modificar según la dieta que sigamos”, apunta Corella.

Las metilaciones, que ahora se estudian para otras enfermedades, están muy validadas en el tabaco. Según explica la investigadora del CIBEROBN, a través del análisis forense de una persona puede verse, según sus metilaciones, si fue fumador hasta su muerte o incluso si lo había sido en el pasado. “Esto ahora lo estudiamos por ejemplo en el bebé, se pueden ver herencias a través de sus metilaciones de cómo fueron la dieta de su madre o su abuela”.