Menú Buscar
Una cueva marina en la que entra la corriente del mar / PIXABAY

Tres cuevas de la Costa Brava para visitar durante el verano

La belleza y calma de las grutas marinas de la costa norte de Cataluña sobrecogen a los turistas que se animan a visitarlas

4 min

Con la llegada del verano la demanda turística en las costas españolas se dispara, especialmente en las playas de la zona mediterránea. Por este motivo una de las mejores alternativas para evitar las masificaciones que se generan a pie de mar, sin dejar de disfrutar de la belleza costera de estos entornos, consiste en indagar en las calas y cuevas que despiertan el espirítu aventurero.

La Costa Brava catalana ofrece multitud de cuevas marinas impresionantes que corroboran todas las personas que las visitan. Para poder acceder a ellas, en la mayor parte de los casos, es necesario acudir en barco y en muchos otros, dado a su estrechura, la mejor forma de hacerlo es a través de un kayak. Si quieres disfrutar de una forma única la belleza de los rincones más recónditos de la Costa Brava, estas son algunas cuevas marinas que no puedes perderte este verano:

Cova de la Sal

Está situada entre la Cala Montolgó y la Punta de Milà. A pesar de no poder llegar a través de suelo firme hasta ella, el paseo en embarcación vale la pena para disfrutar de una tarde en ella. En su interior se puede encontrar una pequeña cala virgen de cantos rodados que es una perfecta oportunidad para practicar snorkel con unas vistas impresionantes. 

 

Cova de la sal #calamontgo #puntadelmila #covadelasal

Una publicación compartida de Agusti Garrigos (@agustiga) el

Cova d'en Gispert

La cueva d’en Gispert es famosa por ser la cueva marina más larga de toda la zona de la Costa Brava catalana. Su longitud alcanza los 150 metros y cuenta con algunas zonas muy estrechas, por lo que la mejor forma de recorrerla es a través de pequeñas barcas y kayak.

Entre sus peculiaridades destaca un fenómeno natural visible duranto los días finales del mes de agosto y que la viste de un gran atractivo. Los rayos del sol consiguen penetrar por todos sus rincones y la ilumina en su totalidad con los tonos brillantes característicos de la época estival. Este impresionante fenómeno consigue que sea un momento único para una visita. Este motivo ha impulsado que se organicen expediciones especiales en kayak conocidas como El despertar del sol en la cueva d’en Gispert. 

Cova de s'Infern

La Cova de s’Infern es uno de los accidentes geográficos del Cap de Creus más impresionantes que se pueden visitar por la zona. Esta cueva conforma una especie de piscina natural interior a la que se puede acceder nadando o buceando, además de en embarcaciones de reducido tamaño. Su nombre se debe a que los tonos del atardecer inundan el interior de esta cueva y su agua adquiere los colores rojizo y anaranjado del sol. Un efecto óptico único en un paraje marino de gran encanto natural.

 

#costabrava #cabodecreus

Una publicación compartida de Paco (@pactoentrecaballeros) el