Menú Buscar
Si eres fumador, fastídiate

Cinco consejos para dejar de fumar

Con la llegada del año nuevo, uno de los propósitos que mayor número de personas se hace es dejar de fumar

3 min

Año nuevo, vida nueva, o eso dicen. La mayoría de personas se plantea el año con diversos propósitos a cumplir, entre los más destacados y repetidos el de dejar el vicio del tabaco. Aunque se vaticinan meses duros, nada es imposible y aquellos que lo consigan podrán sentirse orgullosos de ellos mismos, además de presentar una mejora en su salud a los pocos días.

Dejar de fumar puede provocar síntomas comunes provocados por lo que se conoce popularmente como ‘mono’. El intenso deseo de nicotina, ansiedad, tensión, irritabilidad, inquietud, mal humor o la dificultad para concentrarse por estar pensando “quiero fumarme un cigarrillo” son muchas de las sensaciones que los fumadores van a experimentar, pero los beneficios siempre son mejores.

Estos son los trucos y consejos para superar el ‘mono’:

Haz un plan: Planea lo que vas hacer en lugar de fumar en aquellos momentos en que sabes que vas a querer un cigarrillo. Además, debes saber cómo responder al cuerpo cuando te lo pida. Si por ejemplo fumabas con una taza de café, ahora puedes cambiar al té.

También puedes comprar chicles o caramelos para erradicar la ansiedad de tener algo en la boca.

Cambia tu estilo de vida: Puedes cambiar tus horarios y hábitos diarios. Comer en horas distintas y hacerlo de forma escalonada, nunca grandes comilonas, ya que muchos fumadores son propensos a fumar tras sentirse excesivamente llenos. Hacer ejercicio como bicicleta o pasear también puede ayudar a no querer fumar, ya que no apetece nada, ni tan siquiera a un fumador, encenderse un cigarrillo cuando los pulmones están abiertos.

Establece metas: Premios y metas a corto plazo motivan a los fumadores a continuar alejándose del vicio. Cuando lo logres, date una recompensa a ti mismo, como por ejemplo comprando algo con el dinero que has ahorrado.  

No caigas en el habitual ‘sólo uno’: Fumar un cigarrillo cuando se está dejando de fumar, es peor que no fumar ninguno. El deseo por los cigarrillos será más fuerte y tirará mucho trabajo por la borda…

Programas gratuitos de ayuda: Si crees que es muy difícil, las administraciones ofrecen programas para dejar de fumar. Los hospitales y centros cívicos imparten clases de cómo superar el vicio. Además, siempre se puede recurrir a chicles de nicotina o parches, además de aerosoles o dulces medicados.

Los hospitales, departamentos de salud, centros comunitarios y lugares de trabajo frecuentemente ofrecen programas. Aprenda auto-hipnosis u otras técnicas.