Menú Buscar
Persona cogiendo una bombilla como símbolo de innovación / UNSPLASH

Los mejores comparadores para ahorrar en la factura de la luz

Estas son algunas de las opciones que cualquiera puede usar para reducir el coste de la energía

Juan Antonio Marín
3 min

La energía es uno de esos gastos que casi nadie puede evitar cuando finaliza el mes y por eso conseguir ahorrar en esta factura es una gran idea. Para hacerlo existen numerosas opciones, como por ejemplo el uso de comparadores para elegir la opción que más conviene a cada persona o familia.

Y es que, aunque se piense lo contrario, lo cierto es que se puede obtener un gran ahorro simplemente contratando la tarifa que más se ajuste a las necesidades del hogar y a los hábitos de uso de cada consumidor. Así es como se hace.

Comparadores en línea

Los comparadores online son una de las opciones más fáciles, ya que no necesitan de conocimientos por parte del usuario. Basta con entrar en la web, seleccionar una tarifa y el propio servicio mostrará una lista de los precios de cada compañía.

En España operan actualmente gran número de comparadores, como Rastreator, o Selectra, que no solo comparan energía. La propia OCU (Organización de Consumidores) o compañías de energía como Iberdrola o Repsol también ofrecen una web donde comparar precios.

Energía más eficiente

Por otro lado, existen servicios dedicados exclusivamente a comparar ofertas y tarifas de energía. Es el caso de Eligetuenergía o Comparadorluz, que centran su funcionamiento en las tarifas de electricidad y gas que ofrecen las principales energéticas.

Pero si el usuario quiere que sea el servicio el que le elija la mejor opción, uno de los que salen ganando es Watiofly. La empresa ofrece asesoramiento gratuito y promete "empoderar" al consumidor a través de ofrecerle toda la información disponible antes de que tome la decisión de contratación.

La tarifa correcta

Por último, cabe destacar que donde más ahorro se puede conseguir es contratando adecuadamente la tarifa. Por ejemplo, con las tarifas nocturnas (también conocidas como de discriminación horaria) que permiten realizar consumos más elevados de noche de manera más económica.

Si no se tiene un horario tradicional, donde el consumo más alto se registra entre las 18:00 y las 23:00 horas, se puede ahorrar contratando alguna de estas tarifas por tramos, que encajarán mejor con el consumo real de energía de la vivienda.