Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Dos niños juegan con sus móviles / EFE

Cinco recomendaciones para desenganchar a los niños de las pantallas

Los expertos alertan de que el abuso de la tecnología puede llevar a conductas peligrosas para la salud

2 min

Las nuevas tecnologías han cambiado el mundo tal y como lo concebíamos. Desde el trabajo a la educación, pasando por la crianza de los pequeños. Cada vez son más los padres que luchan para evitar que sus hijos acaben enganchados a las pantallas.

La reclusión provocada por la pandemia del Covid-19 no ha ayudado mucho a solucionar esta inclinación de los niños por la televisión, las tablets, los ordenadores e incluso los móviles. Muchas veces se da un abuso a la exposición a las pantallas, en otros casos puede acabar en una adicción.

Conductas peligrosas

Manuel Armayones, profesor de los Estudios de Psicología y Ciencias de la Educación de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC) e investigador del eHealth Center, no tienen duda de que hay una sobreexposición.

El experto alerta de que una exposición abusiva a estas tecnologías puede generar un excesivo malestar, irritabilidad y aislamiento. Además, a largo plazo, la actividad sedentaria puede alterar las horas de sueño y provocar problemas de sobrepeso u obesidad. No es el único que opina así, varios estudios, publicados en revistas científicas como The Lancet, también sugieren que el uso excesivo de las pantallas en menores podría lastrar su desarrollo cognitivo.

Cuestión de horas

La mayoría de profesionales recomienda limitar la exposición y ser más permisivo a medida que los pequeños crecen. Así, se indica que hasta los tres años no se haga uso de las pantallas. Y a partir de esa edad, que no estén más de media hora frente a ellas. A los seis, ya pueden utilizarse una hora y entre los 13 y los 16 años, que ya sean dos horas.

Lo cierto es que pocas veces se consigue. Armayores en su libro El efecto smartphone: conectarse con sentido, ofrece cinco soluciones útiles para evitar que los pequeños abusen de las pantallas.

1. Fijar unas normas
1/6

1. Fijar unas normas

El primer paso recomendado por Armayones es establecer unas normas claras. Para ello es necesario mantener una conversación para que los pequeños entiendan las razones por las que no pueden estar "enganchados" a las pantallas. Una manera para que comprendan las reglas impuestas.

En la charla con los niños se les debe explicar qué se puede y qué no se puede hacer con el móvil, tablet u ordenador, asíc omo cuánto tiempo se le puede dedicar y cuándo.

2. Negociar
2/6

2. Negociar

El profesor de la UOC pone matices a todas las recomendaciones de los expertos, incluidas las suyas. "Como cada niño es diferente, las condiciones se pueden pactar", subraya. En este sentido, si el menor está de exámenes​ o ha demostrado un buen comportamiento se puede ajustar el uso de las pantallas. Aun así, recuerda que se debe abordar la conversación "como padres; ni como amigos, ni como colegas. 

3. Alternativas antes que prohibiciones
3/6

3. Alternativas antes que prohibiciones

Para evitar que los niños se tomen mal las limitaciones y lo vean como una prohibición es mejor ofrecerles alternativas para las horas que no están frente a las pantallas. Eso incluye todo tipo de actividades recreativas, desde salidas al aire libre a manualidades, pasando por la lectura, pintura, juegos de mesa, entre otros. Los niños no piden el móvil cuando se lo pasan bien, señalan los expertos.

4. Dar ejemplo
4/6

4. Dar ejemplo

De poco sirve explicarle a los hijos los efectos perniciosos del uso y abuso de las pantallas cuando los adultos no dan ejemplo. "Enseñamos muchas más cosas a los niños cuando no les intentamos enseñar nada que cuando sí intentamos hacerlo", asevera Armayones.

5. seguridad y menos contraseñas
5/6

5. seguridad y menos contraseñas

En la misma línea de que parezca que la limitación del móvil parezca un prohibición es aconsejable evitar las contraseñas y apostar por acompañar y vigilar al menor cuando hace uso de la tecnología. Otra opción es apostar por las aplicaciones con control parental. 

6 (y extra). Paciencia en confinamiento
6/6

6 (y extra). Paciencia en confinamiento

Por último, Armayones hace referencia a la actualidad. Ante la posibilidad de una nueva reclusión, es importante tener paciencia y no "culpabilizar ni a los padres ni a los niños. Ambos lo han pasado mal y ambos lo han llevado lo mejor que han podido", sentencia.