Menú Buscar
Estrella de mar / PIXABAY

En China ha caído 'la del pulpo'

Vientos huracanados engulleron pulpos y crustáceos de todo tipo y los dejaron caer en una peculiar lluvia marina

3 min

Una fuerte tormenta ocurrida en la ciudad costera china de Qingdao, ha dado lugar a que sus habitantes presenciaran un acontecimiento totalmente insólito: la lluvia “marina” de todo tipo de pulpos, estrellas de mar y crustáceos en la zona. El sorprendente fenómeno atmosférico ocurrió después de que una inmensa manga de agua fuera arrastrada por vientos huracanados, provocando la succión de decenas de criaturas marinas, que después comenzaran a caer de nuevo a tierra en diferentes puntos de la ciudad. 

No obstante este fenómeno tiene una explicación científica reafirmada durante la historia. A lo largo de los siglos se han sucedido lluvias de ranas y peces en ciudades cercanas a las costas, uno de los últimos ejemplos se pudo ver en la ciudad de Tampico, en México, cuando el año pasado cayó una tremenda tromba de peces sobre sus habitantes, hecho que también ocurrió en la ciudad india de Kerala en el año 2008. Las mangas marinas se producen cuando un vórtice marino de gran tamaño conecta con una nube o un conjunto de nubes y vientos huracanados dando lugar a una especie de embudo capaz de engullir grandes cantidades de agua y de animales acuáticos.

Impacto en las redes

Este espectacular fenómeno no ha tardado en hacerse viral en las redes, donde muchos vecinos de Qingdao han compartido imágenes impactantes de “pulpos voladores” y de todo tipo de crustáceos y estrellas marinas en carreteras e incluso en los parabrisas de los coches.

Estas imágenes han conseguido impactar a usuarios de todo el mundo y han tenido un gran éxito a través de plataformas como Twitter. Tanto es así que muchos han comparado el suceso con el pasaje bíblico del Antiguo Testamento que versa sobre las 10 plagas caídas sobre el pueblo de Egipto, una comparación que otros por su parte tachan de exagerada. Fuera de la anécdota, la caída de estos moluscos desde gran altura provoca un gran peligro y puede ser causante de graves destrozos, algo para lo que no estaba preparada esta ciudad costera.