Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Galletas con la bandera LGTBI / REDES

Boicot a un pastelería por hacer unas galletas con la bandera LGTBI

El sabotaje al negocio genera el efecto inverso y los responsables del local no dan abasto con los pedidos

3 min

 

Extraordinario efecto rebote el que ha sufrido una pastelería después de grupos conservadores trataran de boicotear el comercio por hacer galletas con los colores de la bandera LGTBI.

Los hechos sucedieron en Lufkin, Texas (Estados Unidos). A principios de mes y con motivo de la celebración del mes del orgullo LGTBIQ+. Esto supuso que algunos de sus clientes dejaran de hacer encargos e incluso los cancelaran.

Boicot

“Simplemente intentaba ser inclusiva”, detalla a la CNN Dawn Cooley, una de las propietarias del negocio. Además, lo hizo a sugerencia de un cliente, pero ciertas personas optaron por criticar al establecimiento llamaron también al boicot del mismo.

Lo que no esperaba este grupo es que su campaña de extorsión les jugara en su contra. Desde que se supo de sus acciones, las galletas LGTBIQ+ han causado sensación y la pastelería no da abasto con tantos pedidos.

Alud de pedidos

“Por cada comentario negativo hemos recibido una veintena en positivo”, asevera la dueña quien agradece las muestras de apoyo. El local estuvo a punto de cerrar durante la pandemia y el excedente que le quedó por culpa del boicot puso de nuevo en riesgo el negocio, por lo que hicieron un llamamiento. Resultó más que efectivo.

Subrayan que “sólo” han hecho una galleta del corazón del arco iris. “No nos merecemos toda esta atención. Lo hacemos con alegría, son pequeños actos de servicio y amabilidad que los hacemos sin esperar nada a cambio, ni reconocimiento ni alabanza, pero seguro que no esperamos odio”, sentencian.

Descanso

Al final han tenido críticas, pero mucho más apoyo. La historia se ha vuelto viral y hasta Brian Cuban, hermano de un multimillonario propietario de los Maverick de Dallas de la NBA les ha encargado 100 dólares de esas galletas.

No sólo él, sino que desde diferentes puntos del país han recibido pedidos para hacer con esos preciados dulces. Tantos que cuando acaben con todos ellos se van a pillar unas vacaciones para descansar.