Menú Buscar
Edificios residenciales en Benidorm / PIXABAY

¿Está Benidorm en serio peligro?

Un estudio revela que un hipotético terremoto causaría grandes daños en los edificios de la costa alicantina construidos en los años 60 y 70

13.06.2018 15:13 h.
2 min

Un estudio de la Universidad de Alicante ha atemorizado a la población de Benidorm y de toda la costa alicantina. La investigación ha demostrado que los edificios construidos en la zona durante los años 60 y 70 no resistirían la acción de un hipotético terremoto.

El Grupo de Simulación, Modelización y Ensayo de Estructuras (GRESMES) de la citada universidad ha analizado algunas torres de hormigón armado ubicadas en la costa alicantina. Edificios de 15 plantas construidos sin tener en cuenta posibles seísmos ni la acción del viento del lugar, “que deteriora en mayor medida el hormigón y el acero debido a su contenido en sal por su proximidad al mar”, según explica Salvador Ivorra Chorro, líder del estudio.

Edificios vulnerables

“Siguiendo las medidas vigentes en la actualidad, estos inmuebles no resisten el efecto de un terremoto”, apunta a la vez que destaca que estos edificios se calcularon sin tener en cuenta la posible acción sísmica --que desde los años 70 es de obligatoria consideración en la zona de Alicante-- y con acciones de viento más reducidas que las actuales.

Ivorra Chorro aclara que no es que los inmuebles se vayan a caer de manera inmediata, sino que dependerá de los agentes agresivos a los que las construcciones estén expuestas. “Una gran parte de los edificios de la costa alicantina se construyeron en los años 60 y 70 con ‘buenos’ materiales de la época, pero con escasos requisitos de durabilidad y, menos aún, consideraciones sismorresitentes. En las condiciones actuales de deterioro, no podrían resistir prácticamente ningún terremoto”.

Revisión urgente

Tras las conclusiones del estudio, el equipo del GRESMES cree que es necesario realizar una importante labor de inspección técnica en las construcciones para analizar su grado de deterioro y, sin duda, una ardua tarea de intervención y refuerzo para garantizar la seguridad estructural.