Menú Buscar
Viajera disfrutando de una escapada de fin de semana en un spa / PIXABAY

¿Por qué viajar mejora el bienestar físico y psicológico de las personas?

Las escapadas de fin de semana tienen muchos beneficios. Incluso pueden llegar a mejorar la vida sexual de los viajeros

5 min

Viajar es bueno para la salud, incluso si se trata de una escapada de fin de semana. Y es que actualmente la gente vive consumida por la rutina y el ritmo frenético de las responsabilidades laborales y familiares, por lo que se antoja vital disfrutar de unos días de desconexión de vez en cuando. Lo agradecerá el cuerpo y también la mente.

Es más, desde Weekendesk revelan que viajar puede incluso mejorar la vida sexual de las personas. Es sólo "uno de los beneficios psicológicos y físicos de convertir los viajes de los fines de semana en parte fundamental de tu vida", aseguran.

Viajar fomenta la agilidad mental

Conocer otros lugares y afrontar situaciones en contextos completamente distintos a los que se está acostumbrados supone un reto para el intelecto que incrementa la destreza mental.

Vviajeros hablando en inglés / PIXABAY

Vviajeros hablando en inglés / PIXABAY

Preguntar una dirección a quien no hable el mismo idioma en Países Bajos, entender los platos que ofrecen en un restaurante en Francia, leer nombres de calles que apenas se pueden pronunciar en Bélgica o simplemente ver gente que no usa una indumentaria similar en un pintoresco pueblo de Italia son circunstancias que elevan el nivel de empatía y capacidad de encarar problemas en la vida diaria, por inusitados que sean.

Viajar eleva la vida sexual

La cotidianidad es uno de los peores enemigos de las parejas. Las cosas más sublimes pierden su magia, entre ellas el sexo, por lo que no es de extrañar que casi el 10 % de las mujeres en España haya confesado que en algún momento de su vida ha sufrido pérdida de deseo sexual, según la Encuesta Nacional de Salud Sexual hecha por el CIS. Pero, ¿cómo puede ayudar una escapada de fin de semana a una vida sexual más intensa?

Un viaje romántico quiebra ese círculo vicioso de la rutina, ofreciendo un espacio donde ambos puedan encontrarse en un ambiente distinto, sin presiones ni tabúes. Todo en un escenario alejado de la toxicidad de los problemas diarios, donde los únicos protagonistas son los miembros de la pareja. Este contexto genera emociones positivas, poniendo a tope la serotonina, conocida por ser una de las hormonas de la felicidad y del amor.

Viajar aumenta el bienestar y la forma de ver la vida

Romper con la rutina cambiando de aires es una manera de dar nuevos estímulos a la mente y al cuerpo. Esto hace que se vea la vida de una forma diferente y, por supuesto, más positiva.

Disfrutar de otros lugares, conocer a otras personas, palpar culturas ajenas y hasta degustar otros sabores permiten a la mente abrirse, ya que lo novedoso estimula siempre el cerebro. Y es que, como decía el famoso novelista francés Marcel Proust, “viajamos no para cambiar de lugar, sino para cambiar de ideas”.

Viajar pone a raya muchas enfermedades

Todo el ejercicio físico que por razones de tiempo no se puede hacer durante la semana, sin duda se recupera al viajar. Las largas caminatas recorriendo pueblos y ciudades se traducen en el fortalecimiento de los huesos, músculos, articulaciones y el corazón.

Las escapadas que incluyen actividades deportivas o a hoteles saludables que cuentan con gimnasio o spa son las preferidas para pasar el fin de semana. En concreto, las escapadas de bienestar representan el 56 % del total de ventas de Weekendesk gracias a que el turismo de salud es una de las principales tendencias que más arrasan en los últimos años.

Viajar supone un chute de adrenalina

El turismo de aventura está en auge. En este tipo de viajes se suele poner al máximo la adrenalina y los niveles de endorfina, otra de las hormonas de la felicidad. Los viajeros se transforman de tal manera que muchas veces se atreven a hacer cosas que no se creían posibles: saltar en parapente, bucear, escalar una montaña, recorrer varios kilómetros en frondosos bosques, lanzarse por un kilométrico tobogán, subirse a una montaña rusa…

Paracaidismo / PIXABAY

Paracaidismo / PIXABAY

Una vez que se haya vivido una de esas experiencias la vida cambiará, pero no por el hecho de hacerlo, sino porque la persona se dará cuenta de que es capaz de lograr lo que quiere y que los temores son sólo barreras impuestas por uno mismo.