Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Una persona con trastorno autista escribiendo / UNSPLASH

¿Cómo se ayuda a aprender a las personas con trastorno autista?

El análisis de conducta aplicado es uno de los métodos más efectivos para mejorar la comunicación con estas personas

Juan Antonio Marín
6 min

El Trastorno del Espectro Autista es un trastorno neurobiológico, correspondiente al desarrollo del ser humano, que se suele hacer visible a partir de los tres años. Desde ese momento, acompaña para siempre a la persona que ha sido diagnosticada de esta enfermedad. Los problemas a la hora de comunicarse e interactuar y los patrones repetitivos en comportamientos y actividades representan dos de los principales signos a la hora de detectar el autismo en un niño.

A estas dos muestras se le une una gran lista de carencias en el proceso de comunicación. No entender las bromas ni los dobles sentidos o evitar cualquier tipo de contacto físico también podrían ser indicios de este trastorno neurobiológico. Además, hay niños autistas que se sienten perdidos dentro de un conjunto de personas. Esto sucede porque su nivel intelectual es superior y no saben encontrar su sitio. Debido a sus efectos, cada día se lucha por conseguir un nuevo avance que detenga o ralentice el desarrollo de esta alteración.

Un trastorno muy presente hoy en día

Al menos unas 500.000 familias se encuentran afectadas por un caso de autismo en España. Estas cifras indican una situación preocupante, ya que la presencia de este trastorno neurológico es cada vez más elevada, sin olvidar el derecho que siguen teniendo los pacientes a una buena educación. Y es que a través de diferentes métodos se puede conseguir que el individuo pueda avanzar en su aprendizaje.

Uno de los más eficaces es el Análisis de la Conducta Aplicado (ABA). Este sistema, perteneciente a las intervenciones analítico-conductales, se ha posicionado como una de las opciones más recomendadas para tratar los efectos provocados por dicho trastorno. La principal diferencia, con respecto a otros procedimientos, es que este modelo de análisis ya ha dejado patente su efectividad en un gran número de materias.

Camino de la eficacia

El uso de varias técnicas de la psicología del aprendizaje también ha surtido efecto a la hora de adquirir una serie de conductas, socialmente relevantes, que perdurarán en el tiempo. Una evolución en la mejora de la comunicación que se corresponde con una de esas variaciones patentes. Asimismo, estas conductas se basan en evaluaciones individuales, para así poder establecer los objetivos a cumplir.

Maqueta de un cerebro, órgano con el que aprenden las personas con trastorno autista / UNSPLASH
Cerebro, el órgano con el que aprenden las personas con trastorno autista / UNSPLASH

En definitiva, estos métodos se resumen en una palabra: avance. Una lucha constante en busca de una evolución positiva por parte de aquellos que sufren autismo. Tanto las habilidades sociales como el aprendizaje también se ven enriquecidos gracias a estos tips aplicados de la psicología del aprendizaje. No obstante, todos estos procesos requieren el apoyo de profesionales especialistas en la materia a tratar. Es aquí donde entra en juego instituciones como Abascool.

La unión hace la fuerza

Este centro de formación especializada en el tratamiento del autismo ha impulsado un proyecto, de la mano de la Universidad Complutense de Madrid, con el fin de avanzar en el terreno de este trastorno. El resultado ha sido la implantación de un nuevo curso de Experto en Análisis de Conducta Aplicado para potenciar aún más las habilidades y los conocimientos de los profesionales dedicados a este sector.

Dicho curso consta de 270 horas y se realiza en un formato no presencial o, dicho de otra manera, la formación se puede realizar a través de internet. La Association for Behavior Analyst International es el órgano encargado de certificar la validez de este módulo de formación. La conocida institución de enseñanza madrileña se unirá al resto de universidades del mundo que ofrecen esta serie de cursos sobre el autismo.

Implicados en todo momento

Una de las principales señas de identidad del centro de formación Abascool reside en la implicación de familias, profesionales y hasta instituciones, como el caso de dicha universidad, para dar cobertura a los diferentes problemas que orbitan en torno al trastorno neurobiológico del autismo. Además, este paso conjunto con la Universidad Complutense cuenta con una serie de matices.

Entre los más destacados se encuentra la posibilidad de hacer prácticas a nivel internacional. Todos los participantes también tendrán la oportunidad de poder tratar la materia de manera directa. La iniciativa del centro de formación se encuentra respaldada por un gran número de inversores sociales, aunque la más importante es la de las familias a las que consigue ayudar.