Menú Buscar
Sannakji, uno de los alimentos tradicionales que pueden matar / CD

Diez alimentos habituales que pueden matar

Estos son los platos más peligrosos para la salud humana que forman parte de la cocina tradicional en todo el mundo

6 min

Ingerir algunos alimentos puede ser lo último que hagamos en esta vida. Y es que hay algunos de ellos que matan --de forma inminente y dolorosa-- y que, a pesar de que las autoridades competentes los han prohibido por ser potencialmente mortales, todavía forman parte de ciertas cocinas tradicionales.

En ocasiones, una correcta preparación por parte de un experto elimina sus toxinas. En otros casos, los comensales disfrutan del riesgo de lo exótico. La revista de viajes Condé Nast Traveler ha recopilado los diez alimentos más peligrosos.

Casu marzu

El casu marzu es un extraño queso original de Cerdeña al que se suele atribuir efectos afrodisíacos. El problema es que las larvas de moscas que ayudan a su fermentación sobreviven en el estómago del comensal y pueden terminar con su vida.

Por suerte, es muy poco habitual que eso ocurra y la UE ha prohibido su comercialización, aunque todavía puede conseguirse en el mercado negro.

Pez globo

El célebre pez globo --fugu, en japonés-- puede acabar con la vida de quien lo consuma si no está correctamente cocinado. Algunos de sus órganos internos tienen altos niveles de tetrodotoxina, un elemento tóxico que puede paralizar a una persona y hacerla morir ahogado.

En Japón no es extraño consumir esa toxina --1.200 veces más venenosa que el cianuro-- en pequeñas cantidades para darle un toque picante a los platos. Se ha consumido desde hace más de 2.000 años pero durante siglos estuvo prohibida.

Bayas de saúco

El saúco tiene propiedades antioxidantes, antiinflamatorias, depurativas y beneficiosas para el sistema inmunológico.

Sin embargo, consumir sus hojas, semillas o frutos crudos o poco maduros --que contienen glucósido cianogenético, que puede generar cianuro o ácido cianhídrico-- puede causar náuseas o ataques al corazón.

Anacardos crudos

Los anacardos crudos tienen urushiol, un aceite que genera dermatitis y puede llegar a causar la muerte si se toma en grandes cantidades. Su síntomas son edemas, inflamaciones y supuración.

Por suerte, los anarcardos que se comercializan están cocidos para eliminar ese elemento potecialmente mortal.

Yuca

La tapioca debe ser cocinada a conciencia --hay que pelarla y hervirla-- para evitar que la linamarina se convierta en glucósidos cianogenéticos similares a los de las bayas del saúco.

Este alimento es habitual en Sudamérica, África y Asia, especialmente como relleno de tartas y dulces.

Almejas con sangre

En China, donde se considera un plato exquisito, este alimento causó 30 muertes y 300.000 infecciones por hepatitis

Este molusco viven en entornos con niveles muy bajos de oxígeno y filtra grandes cantidades de agua con toxinas que pueden causar disentería o tifus. Por ello, es un plato prohibido.

Rana toro africana

La rana toro africana --cuyos ejemplares pueden superar los dos kilos-- puede ser letal, pues su piel y sus órganos contienen varias toxinas.

Se trata de un alimento habitual en el sur de África, especialmente en Namibia. Aunque los locales creen que, una vez se ha apareado, el animal deja de ser peligroso, sobre todo después de la tercera lluvia.

Hákarl

La carne curada de tiburón de Groenlandia es un plato típico en Islandia. Sin embargo, la falta de riñon y de tracto urinario convierten a este escualo en un alimento altamente peligroso, pues el ácido úrico y las sustancias tóxicas que consume se almacenan en su piel.

Solo tras seis meses de curación, el tiburón es apto para el consumo humano. Si es que su mal olor y sabor no lo evitan.

Ackee

El ackee es un popular fruto en Jamaica que procede del África Occidental. Pero contiene hipoglicina, que puede generar coma profundo o la muerte si el fruto no está suficientemente maduro.

Es fundamental evitar sus semillas negras, aunque si la fruta se ha abierto por sí sola, ya no es peligrosa.

Sannakji

Para algunos, se trata del alimento más desagradable del mundo. Se trata de una comida típica coreana que se compone de trozos de un pequeño pulpo llamado nakji y sésamo.

El pescado está tan crudo que los tentáculos aún se mueven en el plato y pueden llegar a adherirse a la bóca o al esófago, causando el ahogamiento de la persona.