Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Olivas rellenas / EFE

Una mujer recibe una indemnización de 2.000 euros por encontrarse un hueso en una oliva rellena

La víctima habló con la empresa y la aseguradora antes de ir a juicio pero ambas se negaron a pagar el dinero que demandaba

3 min

La empresa Aceitunas y Encurtidos Molero S.L y la aseguradora Mapfre tienen que pagar 1.950 euros a una mujer que se encontró un hueso en una aceituna rellana.

Así lo ha determinado el Juzgado de Primera Instancia número 12 de Valencia quien además de la indemnización obliga a ambos a pagar los intereses moratorios y legales a la víctima, asociada de la Unión de Consumidores de la Comunitat Valenciana, por los daños ocasionados.

Incidente

Los hechos transcurrieron en un restaurante valenciano, cuando la mujer y algunos familiares estaban disfrutando de un aperitivo con cacahuetes y olivas rellenas sin hueso. O eso parecía. La demandante sintió entonces un dolor en la muela provocado por un hueso de aceituna que se había quedado en el interior de la misma.

Lo que parecía un mero accidente se complicó con el paso de las horas. El dolor se hizo cada vez más fuerte y al día siguiente la víctima acudió de urgencias al odontólogo. La muela, previamente sana, estaba partida de arriba abajo por lo que la única solución era la inmediata extracción y restauración de la misma. Una intervención complicada, por el destrozo, y costosa.

Demanda

Tras la intervención la mujer acudió al local donde se tomó al aperitivo y sus responsables admitieron que eran olivas de bote. La afectada acudió a la Unión de Consumidores para tratar que la empresa y la aseguradora le pagaran la intervención. Ambas se negaron, por lo que inició el trámite judicial.

La víctima reclamaba 1.550 euros por el tratamiento, asistencia y restauración de la muela dañada y 400 euros por daños físicos y morales por el trastorno y perjuicio ocasionado por el mismo y el consiguiente tratamiento médico, analgésico y el tiempo invertido para las actuaciones.

Juicio

Ante la negativa de empresa y aseguradora de pactar los costes, el juzgado ha condenado a la compañía y a Mapfre a pagar 1.950 euros por el tratamiento dental y los daños físicos y morales ocasiones, así como al pago de intereses legales y costas del procedimiento judicial.

El Juzgado de Primera Instancia número 12 de Valéncia ha especificado que no cabe interponer recurso de apelación a la sentencia.