Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Estudiantes de Japón reciben sus diplomas de graduación a través de robots / BBTU

Una universidad de Japón sustituye a los alumnos por robots en su graduación por el coronavirus

Los estudiantes recibieron los diplomas a través de unos autómatas que asistieron a la ceremonia y que ellos mismos controlaban desde casa

3 min

La epidemia del coronavirus SARS-CoV-2 ya afecta a Japón en plena época de graduaciones universitarias. La mayoría de ellas se han suspendido, pero la Business Breakthrough University ha decidido seguir adelante en una fecha tan especial para los estudiantes, que han podido asistir a los actos gracias a unos robots.

Los responsables de la facultad de negocios ataviaron a los autómatas con togas y birretes y debajo de estos últimos ubicaron unas tablets que mostraban los rostros de los graduados. Ellos dirigían las máquinas desde sus casas y así no se perdían detalle del evento que se celebró en el Hotel Grand Palace de Tokyo.

Graduación de estudiantes a través de robots en Japón / BBTU
Graduación de estudiantes a través de robots en Japón / BBTU

Entrega de diplomas

El presidente de la universidad, Kenichi Ohmae, fue el encargado de oficiar la ceremonia. Iba llamando a los alumnos por su nombre y estos acercaban los robots hacia el escenario. Allí, el máximo responsable del centro les entregaba los diplomas que dejaba sobre unos estantes ubicados en la parte media de los autómatas y que hacían la función de brazos.

Algunos estudiantes, aunque permanecieron en sus casas, se arreglaron para la ocasión y todos pudieron decir unas palabras después de que el robot recogiera su diploma. Kazuki Tamura, uno de los graduados, asegura que “es realmente una experiencia novedosa”.

Dos alumnos y el rector de la universidad en una graduación a través de robots / BBTU
Dos alumnos y el rector de la universidad en una graduación a través de robots / BBTU

Protocolo

La universidad también espera que este método de entrega de diplomas se pueda ampliar a otros centros para que, mientras dure el encierro que se ha decretado en algunas ciudades de Japón, los alumnos puedan graduarse.

Para evidenciar la importancia de respetar las normas marcadas por el Estado japonés y evitar aglomeraciones, la facultad determinó que a la graduación sólo asistirían cuatro robots. Todos ellos, respetaron la ley y mantuvieron, más o menos, la distancia de seguridad para evitar contagios.