Menú Buscar
Varias personas con el móvil en la mano / EFE

Trucos para desengancharse del móvil y protegerse en vacaciones

Los expertos advierten de la necesidad de reducir el uso de ciertos dispositivos y tomar medidas de seguridad durante el verano

6 min

¿Cuánto tiempo pasan los españoles enganchados al móvil? Según el Informe Ditrendia mobile en España y en el mundo 2020, el smartphone es el dispositivo de acceso a internet más usado por los españoles con una tasa de penetración del 80%. De hecho, en 2019 los usuarios en España dedicaron cerca de dos horas y media diarias al móvil y en el caso de los jóvenes entre 18 y 24 años este tiempo aumentó hasta unas seis horas al día.

Pero, por si esto fuera poco, la pandemia del Covid-19 ha supuesto una mayor dependencia del teléfono. De hecho, el estudio Impacto del coronavirus en el uso del móvil de Smartme Analytics concluyó que, en la primera semana tras decretarse el estado de alarma, el uso medio diario del teléfono aumentó en España en casi una hora, es decir, un 38% más.

Trucos y consejos fáciles de seguir

Por ello, en esta nueva normalidad y coincidiendo con el período vacacional, los expertos subrayan la necesidad de desconectar y desengancharse del móvil, en la medida de lo posible. En concreto, Manuel Armayones, profesor de Psicología y Ciencias de la Educación de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC), recomienda algunos trucos y consejos que puede seguir todo el mundo si morir en el intento.“Durante la pandemia hemos tenido al camello en casa y ahora toca hacer un poco de desintoxicación”, subraya.

Para conseguirlo, Armayones apuesta por un detox sencillo, pero efectivo. En el caso de los usuarios que no pueden evitar mirar el móvil a todas horas, este doctor en psicología recomienda salir de casa sin el cargador, de esta manera el uso del móvil se limitará a lo que dure la batería.

Evitar tentaciones

Durante las vacaciones es importante desconectar, por lo que eliminar las apps que estén relacionadas con el trabajo será una forma de garantizar el descanso. “Y que la gente no se preocupe porque, una vez se instalan de nuevo, vuelven a tenerlo todo”, asegura Armayones.

Otro paso importante en este proceso de desenganche es dificultar el acceso a redes sociales como WhatsApp, Instagram o Facebook. Para ello, Armayones aconseja dejar el móvil en una de las habitaciones en las que menos tiempo se pase, así como en una mesa u otra superficie alejada y solo cogerlo cuando alguien llame. Si no se ve la tentación, será más fácil evitar el impulso y caer en ella. En este sentido, otro truco que también puede funcionar es cambiar las apps de orden dentro el teléfono y esconder las que se usan con más frecuencia.

Volver al blanco y negro

Para evitar el impulso y hábito generado de consultar en todo momento el móvil, a algunos les puede funcionar poner la pantalla del smartphone en blanco y negro. En el caso de un teléfono Android esto puede conseguirse desde el menú de Ajustes, entrando en Sistema y actualizaciones, ver las Opciones del desarrollador, seleccionar Simular espacio de color y elegir la opción Acromatopsia. Si se trata de un iPhone, el usuario tiene que dirigirse al menú de Ajustes, pulsar en Accesibilidad y, dentro de Ajustes de visualización o Pantalla y tamaño del texto, ir a Filtros de Color y activarlos.

“Las apps están diseñadas a conciencia con unos colores que nos atrapan, por eso los tonos grises pueden ayudarnos a reducir el uso del móvil”, subraya Armayones. Y para conseguir ese mismo objetivo el usuario también puede eliminar las notificaciones o,  al menos, quitarles el sonido y la vibración, así como salir de todos aquellos grupos que no sean imprescindibles y silenciar el resto.

Prevención contra posibles ataques

En paralelo a reducir el tiempo que se pasa frente a una pantalla, lo usuarios deben proteger sus teléfonos y datos antes, durante y después de las vacaciones. En ese sentido, la experta en ciberseguridad, Helena Rifà, recuerda que es clave evitar conectarse a redes abiertas, ya se sea en aeropuertos, en hoteles o en los centros de las ciudades. “Algún atacante podría haber puesto una puerta con el mismo nombre y el usuario estaría accediendo a una red que no es de confianza y a la que podría dar sus datos”, remarca.

Para evitar que eso pase, esta experta recomienda un servicio VPN (red privada virtual) que cifre toda la información del móvil, de manera que el atacante no pueda acceder a la misma. Y en el caso de que ya se haya usado una red abierta, aconseja borrarla cuanto antes. Asimismo, otras sugerencias en pro de la seguridad pasan por acceder siempre a enlaces de fuentes fiables y oficiales, optar por la autenticación de doble factor cuando pueda habilitarse y bloquear la pantalla con una contraseña o número PIN. “Nosotros estamos de vacaciones, pero los atacantes no y por eso mismo no nos podemos relajar”, concluye Rifà.