Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
La mirada de una persona con los ojos azules / PIXABAY

La tecnología española que funciona con la mirada aprovecha la crisis

La compañía Irisbond ha captado el interés de varias firmas en un momento en el que el contacto se evita a toda costa

4 min

“Nuestra tecnología permite poder interactuar con el mundo a través de la mirada usando una serie de aplicaciones”. Así define Eduardo Jáuregui el alma de su empresa Irisbond. Esta compañía tecnológica nació hace siete años en el País Vasco y ahora, como su propio impulsor confiesa, ha conseguido un empuje importante tras la crisis sanitaria del Covid-19.

El motivo al que alude Jáuregui es que en estos momentos desarrollar interfaces contactless, es decir, que no requieran de un contacto físico, tiene todavía más sentido que antes, dado que vivimos en un entorno post-pandemia que ha cambiado las necesidades por completo. Por ello, varias compañías ya se han interesado por esta tecnológica española.

La crisis, entre tragedia y oportunidad

“En Irisbond ya entendimos hace años que esta tecnología tenía mucho potencial, pero el coronavirus ha supuesto una oportunidad para que otros también se dieran cuenta”, subraya Jáuregui. El potencial de la mirada en estos momentos en los que toca guardar las distancias ha llamado la atención de varias empresas en España con las que Irisbond ya trabaja con pruebas de concepto.

“Hemos visto mucho interés. Se quiere cambiar la forma de interactuar después de la pandemia y pronto veremos nuevas soluciones en este sentido por parte de alguna empresa española”, avanza un Jáuregui precavido. Irisbond cuenta con un equipo de 18 personas en las oficinas que tiene en San Sebastián y también tiene personal español en Boston, en las oficinas del Cambridge Innovation Center, que trabajan conjuntamente con el Massachusetts Institute of Technology (MIT).

La mirada como medio de comunicación

Hasta ahora, y en los varios años de vida que tiene Irisbond, sus soluciones se centraban, sobre todo, en ayudar a personas con graves discapacidades. “Más de 2.000 personas en el mundo se comunican en estos momentos con nuestra tecnología”, señala Jáuregui.

En personas con parálisis cerebral, por ejemplo, la tecnología de Irisbond permite, con un dispositivo conectado a un PC, rastrear y estudiar la mirada de la persona para convertir los ojos en un ratón de ordenador. “Entrenamos la mirada del usuario de una manera pautada para que se convierta en un medio eficaz de comunicación”, detalla el fundador de la compañía.

Llamar a un ascensor o acceder a un cajero

Pero esta tecnología, como insiste Jáuregui, tiene múltiples aplicaciones y puede, en estos tiempos, usarse para llamar a un ascensor con los ojos, acceder a un cajero automático para sacar dinero, reservar una cita u hora en un hospital e incluso hacer uso de determinados dispositivos en el sector industria sin necesidad de tocar nada con las manos. “Todo lo que se hace con una pantalla táctil se podría hacer con la mirada”, añade.

Irisbond ha conseguido en estos últimos años cerrar varias rondas de financiación, que han ido desde los 300.000 euros hasta alcanzar la cifra de 1,4 millones. Ahora, además, la tecnológica baraja abrir una nueva ronda en 2021 con el fin de lograr entre cuatro y cinco millones de euros para seguir avanzando en términos de de Investigación y Desarrollo (I+D).