Menú Buscar
A la izquierda, portátil con Windows 7. A la derecha, tablet con el Windows 10 / EP

Microsoft anuncia el fin de Windows 7

Tras dejar de dar actualizaciones a este sistema, uno de cada cuatro ordenadores se quedarán con un sistema operativo obsoleto

2 min

Microsoft ha anunciado el fin del sistema operativo Windows 7. Desde hoy, la compañía dejará de dar soporte técnico a millones de ordenadores con este sistema al dejar de realizar actualizaciones de seguridad, mejoras o correcciones. 

Esta decisión afectará a millones de particulares y empresas, dejando a uno de cada cuatro ordenadores completamente colgados. La única solución que queda pasa por actualizar el ordenador a Windows 10... o comprar uno nuevo. El objetivo de la compañía es centrar su inversión “en ofrecer soporte técnico a tecnologías más recientes”. 

Cumplen su palabra

Microsoft se comprometió en 2009 a ofrecer diez años de soporte técnico para el ya obsoleto sistema operativo. Pues bien, ese periodo de tiempo ha finalizado este martes. A partir de ahora, los ordenadores con este sistema operativo seguirán funcionando pero, si se produce cualquier vulnerabilidad que afecte a la seguridad y privacidad de los usuarios, la compañía no lanzará ningún parche para corregirla.

“Si bien podría seguir usando su PC con Windows 7, sin actualizaciones continuas de software y seguridad, correrá un mayor riesgo de virus y malware”, explica Microsoft en su web.

Hay excepciones

No obstante, hay afortunados que, pagando, podrán recibir actualizaciones hasta 2023. Se trata, únicamente, de las empresas que disponen del Windows 7 Profesional o Empresarial. Por ello, la compañía anuncia que la forma de no estar expuesto a posibles vulnerabilidades es comprar un nuevo ordenador o actualizar el sistema operativo a Windows 10.

Para esto último hay que instalar una versión completa del software, algo que no es gratuito. Adquirir Windows 10 Home, la licencia más sencilla, cuesta 145 euros. Una vez actualizado el sistema operativo, Microsoft aconseja instalar de nuevo los programas y las aplicaciones en el nuevo ordenador con el sistema operativo más moderno.