Menú Buscar
Coches autónomos con ojos, modelo de Jaguar Land Rover / JAGUAR LAND ROVER

Los coches autónomos se comunicarán a través de un lenguaje lumínico

Grandes marcas como Mercedes-Benz, Ford y Jaguar Land Rover ya trabajan en un nuevo sistema

María Díaz
3 min

Las nuevas formas de conducción requieren nuevas formas de comunicación. Más aun cuando ninguna persona física agarra el volante ni pisa los pedales. Es lo que supone el desarrollo de la ingeniería y la tecnología de los coches autónomos, con los que se dirá "adiós" a las palabras malsonantes entre conductores, a los gestos inapropiados a los transeúntes y el claxon dejará de ser la banda sonora de estos ratos de pausa en la circulación. La idea es que los coches autónomos se comuniquen con el resto de los usuarios de la vía a través de un lenguaje lumínico.

En esto andan los fabricantes de automóviles. Marcas como Ford, Mercedes-Benz y Jaguar Land Rover ya han testado diferentes sistemas de comunicación visual para implementarlos en sus modelos de vehículos autónomos. Mientras que la firma inglesa Jaguar Land Rover ha optado, literalmente, por poner unos ojos a su prototipo Aurrigo, Mercedes-Benz y Ford se han decantado por un código de signos compuesto por luces. El objetivo de unos y otros es que los coches autónomos gocen de la misma confianza y ofrezcan la misma seguridad que el resto de vehículos.

Fase de prueba

Las marcas no están solas. Las pruebas del coche autónomo cooperativo de la Clase S de Mercedes-Benz han sido un trabajo compartido entre el fabricante alemán y la Sociedad Internacional de Ingenieros del Automóvil. En este caso, este modelo de coche autónomo incorpora una señalización luminosa en su techo con una movilidad de 360 grados que comunica al resto de usuarios la maniobra a realizar y que está activado el modo automático de conducción.

Por su parte, la empresa estadounidense Ford ha colaborado en su experimento con la Universidad Tecnológica de Chemnitz (Alemania). Juntos idearon un 'asiento de conducción humano', lo que significa que disfrazaron a un conductor de asiento para que simulase que el modelo Ford Transit Connect estaba circulando sin nadie al volante. Una barra de señales luminosas de colores (blanco, turquesa y púrpura) adosada al techo informaba al resto de usuarios de las maniobras de circulación, parada o cesión del paso. Según estas marcas y las entidades con las que han colaborado los resultados obtenidos son muy positivos, aunque todavía es necesario perfeccionar el sistema.