Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Un ordenador portátil y un smartphone con gráficas del valor del precio de criptomonedas / PEXELS

Bitcoin vs. Cardano: la batalla ecológica se cuela en las criptodivisas

Los expertos discuten sobre la eficiencia energética de las criptomonedas en plena preocupación 'eco'

7 min

La preocupación por la sostenibilidad permea el comercio, el turismo, la industria... y también las criptomonedas. El debate sobre la eficiencia energética de las distintas divisas digitales ha centrado los últimos meses, sobre todo a raíz del auge de Cardano, que suele presentarse como una opción ecofriendly frente al Bitcoin. El debate no es baladí: en los últimos meses Cardano ha pegado un acelerón hasta colocarse en tercera o cuarta posición en el criptopodio.

¿Qué hay de cierto en esta afirmación? Lluís Mas, fundador y consejero delegado del BIT BCN, sugiere que hay que elegir cuidadosamente los términos de la comparación. Así, la cantidad de energía destinada al minado palidece si se lo compara con la banca tradicional. "Lo que consume Bitcoin no tiene punto de comparación con el gasto que genera el actual sistema financiero pasando por las oficinas, luz, modelo producto y sus miles de servidores", explica.

 

Cardano explicada en pocos minutos / YOUTUBE

Todo tiene su coste

Este profesional ofrece datos para apoyar su tesis. En base a un estudio de la consultora ARK Invest, el Bitcoin tiene la mejor proporción entre coste anual en millones de dólares y gasto energético. En comparación con el minado de oro​ o con las finanzas convencionales --estas gastan casi tres cuartas partes de su valor--, la criptodivisa puede presumir de ser mucho más eficiente.

Para Mas, el activo más popular no sería un foco exclusivo de despilfarro eléctrico: "Es muy curioso que para algo absolutamente fundamental como es un sistema financiero más justo, los medios de comunicación se fijen en si gasta o no gasta energía el Bitcoin. Y no se planteen el coste del uso abusivo que hacemos de las redes sociales como Instagram o del cloud del iPhone", señala.

Dos modelos en liza

Antonio Sánchez, embajador de Cardano en España, tercia con su propio punto de vista en la polémica. En principio, alternativas como Bitcoin, que funcionan bajo un modelo de prueba de trabajo (proof of work, en inglés) que pone a competir a los mineros. Cuantas más computadoras luchen por hacerse con una cadena de bloques, más segura se vuelve... y más potencia exige. El problema radica en que el hardware involucrado en el proceso se vuelve cada vez más pesado a medida que su valor escala en las gráficas de capitalización.

Por contra, opciones como Cardano operan con un algoritmo distinto denominado prueba de participación (proof of stake). Este modelo coloca monedas en un nodo de blockchain a cambio de un botín (una participación) si el nodo genera un retorno. El sistema es parecido a los dividendos de una sociedad mercantil y también recibe el nombre de replanteo.

Bitcoin sobre un teclado

 

Bitcoin sobre un teclado

Fuentes renovables

"En este sentido, Bitcoin siempre consumirá más que Cardano. Por eso hoy nadie mina en España en su casa. Es imposible dormir con el ruido que hace un ordenador", expresa de forma gráfica el portavoz de la comunidad de esta criptodivisa en España. Durante los últimos años, este colectivo se ha agrupado en torno al canal @CardanoEsp en Telegram.

Con todo, también hay que examinar el origen de la energía canalizada para el procesamiento. Aquí es donde Bitcoin se apunta un tanto. "El 80% de los Bitcoins se generan mediante fuentes de energía renovable, sobre todo presas hidroeléctricas localizadas en países como China", detalla Sánchez. Tiene sentido: se necesitan flujos ingentes de megavatios que solo una energía verde prácticamente inagotable puede proveer con una logística y coste asumible.

Ilustración sobre la criptomoneda Cardano / BELNCRYPTO

 

Ilustración sobre la criptomoneda Cardano / BELNCRYPTO

Hablemos de tecnología

Más allá de la polémica energética --que puede decantar a muchos inversores por Cardano o Bitcoin--, se halla el nuevo horizonte tecnológico aportado por los criptoactivos. Con todas las facetas que proponen para la mejora de distintas problemáticas sociales. "Cardano no solo está diseñado para ganar dinero, sino que tiene un impacto en la sociedad gracias a las soluciones tecnológicos que aporta", reivindica Sánchez.

Proyectos que giran en torno a los contratos inteligentes, un desarrollo en que Cardano ha dejatro atrás a la creación de Satoshi Nakamoto y que tiene expectativas de aplicación en campos como la educación, la agricultura o la identidad digital.

La partida no ha terminado

Aplicaciones que no se circunscriben únicamente a los países más industrializados: "Cardano no se dirige solo al público europeo, sino que puede funcionar en países en vías de desarrollo. En África, por ejemplo, donde la gente no tiene acceso a banca electrónica porque no cuenta con activos o pasaporte donde sustentarlo, el blockchain soportado por Cardano les puede proporcionar una identidad digital", explica Sánchez.

"Justamente porque Bitcoin no es una empresa o institución, no tiene punto débil. No tiene CEO, no tiene jefes, no tiene oficina. Ya hemos visto el caso de Ripple, que por el hecho de ser centralizada, la SEC americana ha actuado contra ellos", recuerda Mas. Ahora bien, reconoce que "Cardano es uno de los proyectos con más desarrollo detrás". Pero la partida no ha terminado: Bitcoin, que mantiene el liderato, podría fluctuar hacia arriba o hacia abajo, su primatura no es inalterable. Este experto suma a la pugna los avances de Ethereum, que ha recibido la bendición del nuevo sistema financiero global. "Será muy emocionante ir observando la evolución", sentencia.