Menú Buscar
Reconocimiento facial para abrir el coche / PIXABAY

Abrir el coche a través del reconocimiento facial ya es posible

Apple desarrolla un sistema de detección de rostros con el que no será necesario utilizar llave alguna

María Díaz
3 min

La tecnología es un arma de doble filo cuando se habla de temas seguridad. Frente a la sofisticación de los ladrones, entre los que se ha hecho popular el uso de inhibidores para bloquear el cierre de puertas de los vehículos o repetidores que copian los códigos digitales de las llaves electrónicas, los fabricantes de automóviles y las compañías especializadas en software se ven en la necesidad de innovar para ofrecer a sus clientes herramientas cada vez más seguras. Apple ha respondido a esta demanda con un sistema de reconocimiento facial.

Se trata del System and Method for Vehicle Authorization, nombre con el que el gigante de la electrónica ha registrado en una oficina de patentes de los Estados Unidos su sistema de reconocimiento facial para abrir el coche. Con él, la compañía vuelve a dar un salto cualitativo en innovación tecnológica. Y es que el reconocimiento facial de este sistema aporta a los sistemas de seguridad del vehículo un carácter personalizado.  

Gustos del conductor

El System and Method for Vehicle Authorization funciona de dos maneras diferentes: desde el propio vehículo o desde el teléfono móvil. Para que lo haga a través del dispositivo móvil éste tiene que ser de la marca Apple, más concretamente, de una calidad superior al modelo de iPhone X. Si el coche dispone de la tecnología más avanzada bastará con instalar en él el sistema para que el propio vehículo lea la cara del conductor cuando éste se aproxime y abra así sus puertas. La segunda opción es descargar la app en el teléfono. El proceso es el mismo que en el primer caso: lectura facial y desbloqueo de puertas.

El System and Method for Vehicle Authorization cumple, además, con otro tipo de funciones. No sólo identifica el rostro del conductor, sino que también registra sus gustos al volante, como la temperatura a la que le gusta ir, sus preferencias musicales y la posición exacta de su asiento.