Menú Buscar
Joan B. Renart Montalat, consejero delegado de Vichy Catalán, pertenece a la cuarta generación de directivos en la empresa catalana.

Vichy Catalán mejora los resultados pero se mantiene en pérdidas

El grupo se ha reorganizado, ha subido la facturación y ha logrado beneficios operativos antes de impuestos

4 min

Grupo Vichy Catalán ha ejecutado una reorganización interna consistente en la fusión de varias empresas, a fin de ganar eficiencia y eliminar trabas burocráticas. Hasta hace poco, cada uno de los manantiales de la compañía estaba acogido al pabellón de una sociedad distinta. Ahora ya no es así y todas las actividades se han concentrado en tres grandes ámbitos: uno es la comercialización y embotellado, otro la distribución y el tercero y último, la actividad hotelera, que incluye el veterano hotel-balneario de Caldes de Malavella.

El reajuste interno se ha coronado con la reciente creación de la marca Vichy Catalán Corporation, destinada a reforzar el carácter y la vocación internacional del grupo.

135 años de historia

Oigamos a Joan B. Renart Montalat, consejero delegado del grupo y cuarta generación de la empresa. “Este año cumplimos 135 años de vida, pues el origen de Vichy Catalán se remonta a 1881. Acostumbro a decir que somos una empresa joven de 135 años. Mi gran reto vital es que Vichy Catalán cumpla otros 135. El nuevo nombre comercial resalta nuestra creciente apertura al exterior. Hace un par de años, exportábamos a 30 países. Ahora ya son más de 50 y seguimos subiendo”.

Vichy Catalán, como casi todas las empresas, sufrió un doble impacto de la reciente crisis. De un lado, menguaron las ventas. De otro, afloraron las primeras pérdidas de su larga y fecunda historia. Por fortuna, parece que ambas circunstancias ya son cosa del pasado.

En 2015, la facturación consolidada tornó a crecer y se apuntó un alza del orden del 5%, hasta rondar los 108 millones de euros. El resultado antes de impuestos cambió de signo y entró en terreno positivo. El neto todavía arroja un pequeño saldo negativo, pero la previsión es retornar a los números negros este mismo año.

Potente departamento de I D

Una de las bazas básicas de Vichy Catalán reposa en su departamento de investigación y desarrollo. Gracias a él, constantemente se están lanzando novedades al mercado, muchas de ellas con notable éxito. En paralelo, gracias a la I D se ha rejuvenecido a marchas forzadas el repertorio de marcas. Figuran entre ellas Vichy Catalán, Malavella, Mondariz, Fuente del Val, Font D’or, Font del Regas, Les Creus, Viña Chy y Lambda.

Desde 2012 suman cerca de 15 los productos de estreno que se han puesto en el mercado. Son de destacar el agua carbonatada expedida en envases de lata o plástico; los vinos tinto, rosado y blanco Viña Chy, que tienen una graduación de solo siete grados; las botellas vintage 1881; y la gama de aguas Gaudí, en homenaje al célebre arquitecto. Vichy Catalán cuenta con una plantilla cercana a las 600 personas.

Otra de las actuaciones que acomete de un tiempo a esta parte consiste en la reutilización de las botellas, sobre todo las de vidrio. La empresa recoge los envases en los establecimientos de hostelería y los recicla. De esta forma se preserva el medio ambiente y, además, es una medida que resulta más económica que el empleo de botellas nuevas.