Menú Buscar
Una imagen de archivo de un trabajador de Glovo / EFE

Nuevo varapalo de Inspección de Trabajo contra Glovo

El organismo dependiente del Ministerio de Trabajo considera que los empleados de la 'startup' dedicada al reparto a domicilio son falsos autónomos

15.02.2019 18:05 h.
4 min

Nuevo varapalo de Inspección de Trabajo contra Glovo, esta vez en Barcelona. El organismo dependiente del Ministerio de Trabajo considera que los empleados de la start-up dedicada al reparto a domicilio son falsos autónomos. Por ello, Inspección de Trabajo tiene previsto levantar un acta contra la empresa en los próximos días, según desveló ayer TV3.

Siguiendo el criterio aplicado en otras ciudades españolas, este jueves los repartidores de Glovo recibieron un SMS en el móvil en el que se les informaba que habían sido dados de alta en la Seguridad Social. El mensaje fue remitido tanto a los trabajadores como extrabajadores de la compañía, y en este último caso también recibieron un SMS en el que se les daba de baja en la Seguridad Social en la fecha en la que dejaron de trabajar.

Indemnizaciones millonarias

Estas altas, llevadas a cabo de oficio por Inspección de Trabajo, son el paso previo antes de que se levante el acta contra la empresa, tal y como se ha hecho en otras ciudades españolas, como Valencia o Zaragoza.

Pero los dolores de cabeza para la empresa dirigida por Oscar Pierre no acaban aquí. Una vez se levante el acta contra la compañía, Inspección de Trabajo le reclamará las cuotas atrasadas que debe a la Seguridad Social. Una cifra que supondría un gran golpe para Glovo, que concentra a gran parte de sus empleados en Barcelona.

Impugnación de la empresa

Pese a que la empresa no ofrece datos de sus trabajadores por ciudades –se remiten a los 5.000 a nivel nacional-- la asociación Riders por Derechos calcula que en Barcelona hay unos 1.000 repartidores. Todavía no se sabe la cantidad que debería abonar la empresa por las cotizaciones atrasadas, pero en Zaragoza, con 326 trabajadores, la Seguridad Social le reclamó 379.963 euros por el mismo concepto.

Por su parte, la empresa sigue defendiendo que no ha cometido ninguna irregularidad, por lo que impugnará la decisión de Inspección de Trabajo. En un correo remitido ayer a los empleados, Glovo aseguró que las altas a la Seguridad Social se han dado sin notificación previa, por lo que impugnarán el procedimiento. Según la compañía, algunos trabajadores mostraron su disconformidad sobre su nueva relación laboral, en la que han pasado a ser considerados asalariados. La empresa también insinuó a sus trabajadores que impugnasen el alta "individualmente".

Sentencias judiciales

El nuevo frente de Glovo coincide con la dura sentencia de un juzgado de Madrid esta semana, que consideró que los repartidores son falsos autónomos. Un fallo judicial que afecta al modelo de negocio de la compañía y que sienta precedente de cara a nuevas demandas. Pese a ello, existen otras sentencias en el sentido contrario, que avalan su modelo laboral con trabajadores autónomos.

Cabe recordar que la empresa fundada por el barcelonés Oscar Pierre es una de las startups españolas que más inversión captó en 2018. En una ronda de Serie C, la compañía levantó 113 millones de euros, lo que le sitúa en una valoración de unos 300 millones de euros

¿Quiere hacer un comentario?
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información