USOC deja en manos de un enterrador de sociedades una de sus empresas investigadas

Serveis i Imatge USOC, responsable de los servicios de reprografía y de la edición de la revista del afiliado, dejó de formar parte de la estructura del sindicato el verano pasado

Sede USOC (Unió Sindical Obrera de Catalunya) en Barcelona / CG
21.09.2016 00:00 h.
2 min

Unió Sindical Obrera de Cataluña (USOC), el tercer sindicato catalán, ha dejado en manos de un enterrador de sociedades profesional una de las sociedades que está bajo la lupa judicial por los presuntos tejemanejes impulsados por la antigua dirección, encabezada por Antonia Gil. Serveis i Imatge USOC dejó de estar en la órbita de la organización hace aproximadamente un año, indican sus portavoces.

Anteriormente se vació de activos. Dedicada oficialmente a los servicios de reprografía y a editar una publicación que se mandaba a los casi 12.000 afiliados, la maquinaria necesaria para estas tareas se subrogó al sindicato. Previamente se resolvió el capítulo laboral con el traspaso de trabajadores.

Presupuesto y gastos

El caso Astrea, precisamente, intenta averiguar el destino del presupuesto de Serveis i Imatge ya que los investigadores dudan de que la cantidad que se les otorgaba fuera a parar a su actividad principal. Asimismo, existen indicios de que algunos miembros de su plantilla recibían percibieron las mordidas arbitrarias y no declaradas que presuntamente se repartían en el sindicato y se duda de que parte de las subvenciones públicas para formación que recibía USOC se usaran para los salarios ordinarios de este grupo.

En cualquier caso, se tiene constancia de que en algunas ocasiones la antigua ejecutiva del sindicato había pedido facturas que justificaran los gastos de Serveis i Imatge.

Administrador único

Las riendas del grupo las lleva desde este septiembre Miguel Serrano Lopez, según consta en el Registro de lo Mercantil. Fuentes del sector interpretan el cambio como el primer paso para liquidar definitivamente la sociedad.

Antes de Serrano, el encargado de pilotar la compañía era el marido de Gil y su mano derecha, Paco Giménez. 

¿Quiere hacer un comentario?