Menú Buscar
OhMyBox!, uno de los trasteros de la calle Casp en Barcelona / CG

Trasteros urbanos, el negocio que escapa de los altibajos del mercado inmobiliario

La tendencia a acumular pertenencias y la falta de espacio convierten estos centros de 'self storage' en empresas en auge

31.01.2019 00:00 h.
10 min

Los trasteros urbanos son centros de almacenaje situados en el núcleo de las grandes ciudades que permiten contar con un espacio extra sin necesidad de grandes desplazamientos. Un sistema que ya triunfó en EEUU en los años 70 y del que Reino Unido fue pionero en Europa. Hace 17 años --en 2002-- un austríaco y un francés "copiaron" la idea que llevaba más de medio siglo funcionando en Norteamérica. Ahora la empresa Blue Space, pionera en España en este negocio, suma 37 centros propios, de los cuales 21 se encuentran en Barcelona, 13 en Madrid y otros tres en Valencia.

Si a principios de 2016 había unos 300 trasteros urbanos en España, solo dos años después esta cifra llegó a superar los 400. Según datos de la Asociación Española de Self Storage (AESS) supone un incremento de un 17%. A día de hoy el número de centros ya supera los 470. Por ciudades, es Barcelona la que lidera el ranking, seguida por Madrid, Málaga, Valencia y Baleares.

Clave del éxito

"Jugamos con la flexibilidad. Es la clave del éxito de nuestra empresa. Si una persona alquila un espacio y, en función del tiempo, quiere uno de más o menos metros, tiene libertad para cambiar y con ello también varía la cuota que paga", explica Eduard Bosch, Marketing Manager de Blue Space. El tamaño medio es de unos 5m2.

Pasillo trasteros blue space

Pasillos de los trasteros de Blue Space / BS

Por su parte, Álvaro Juncadella propietario de Míster Traster, explica que este concepto triunfa por varios motivos. “Los pisos son cada vez más pequeños, la presión urbanística aumenta, suben los precios de los alquileres y el espacio es cada vez más caro”, señala. Motivo que, unido a la tendencia del ser humano a acumular cosas, lleva a que los trasteros urbanos se presenten como una solución práctica y asequible. --De hecho, Juncadella admite que tiene alquilados dos--.

Centros urbanos

Esta empresa, que lleva 12 años en el sector, abrió su primer trastero urbano en Barcelona en 2013. Dos años después lo hizo en el centro de L’Hospitalet y para enero de 2020 tiene prevista una apertura en la calle Tánger, en pleno 22@. La novedad de este nuevo almacén será una zona dedicada al vino con espacios más pequeños y control climático, que se ofrecerán tanto a particulares como a empresas. También la compañía OhMyBox! cuenta con cuatro centros de self storage en Barcelona; uno de ellos, el de la calle Casp con Marina, es el más grande de España, con una superficie de 8.300 m2.

trastero ohmybox

Centro de 'self storage' de OhMyBox! en la calle Casp con Marina / CG

En cuanto a los clientes, desde Blue Space explican que existen dos tipos: el "permanente", que es aquel que se ha quedado sin espacio en casa o que necesita liberar una habitación y necesita almacenaje "a largo plazo". El otro tipo es el "temporal", que hace las veces de "trastero-mudanza". En cuanto al porcentaje que representan, serían de un 60% los primeros y un 40% los segundos.

El orden es tendencia

"Conserva solo lo que te haga feliz y despréndete de lo demás" es el lema de Marie Kondo. Una escritora japonesa --autora de La magia del orden y La felicidad después del orden-- conocida por ser la gurú del concierto y el minimalismo. Según predica, a través de su método KonMari, la clave del éxito se encuentra en desprenderse de todo aquello que no necesitamos.

Los postulados de esta escritora, seguidos por miles de personas incluso antes de que la plataforma Netflix le dedicase una serie, parecen ir en contra de la tendencia que convierte a los centros de self storage en un negocio en auge, ya que entre sus consejos destaca el de no acumular más de 30 libros en casa. Quizá no en la propia vivienda, pero que las personas tienden a acumular objetos --así como la falta de espacio-- es un hecho que demuestra el auge de este negocio.

Precios y tamaños

En cuanto a tamaños, los espacios van desde 1m2 hasta los 200m2 y pueden alquilarse desde 40 euros al mes. ¿En base a qué varia el precio? Blue Space "funciona como un hotel", explica Bosch. Si su localización es céntrica, el espacio será más caro. También en función de la demanda incrementa el precio. ¿Cuáles son las condiciones? En el caso de los espacios de la empresa pionera en España en estos centros, el periodo mínimo de alquiler es de dos semanas y, aunque no exigen permanencia, se requieren otros 14 días de preaviso para poder finiquitar el alquiler. También se exige una cantidad a modo de depósito que varía en función del tamaño del espacio.

En el caso de los espacios de Central Trasteros, el más pequeño puede alquilarse desde 30 euros al mes y 300 euros es el coste del más caro. El alquiler mínimo es de un mes natural y también se exige una fianza de 30 días.  Al almacén se puede acceder las 24 horas del día a través de una puerta con código. También a través de una zona de carga y descarga para transportar en coche nuestras pertenencias. El cliente medio suele solicitar un espacio de entre 2 y 4m2.

oficina mister .traster

Oficina de los almacenes de Míster Traster / MT

¿Qué buscan los clientes?

En 2013, Central Trasteros abre el primero de sus tres trasteros urbanos en Barcelona. Su tres centros se encuentran en el centro de la capital catalana y por tanto la mayoría de sus clientes son vecinos de la zona que necesitan espacio pero también tener cerca sus pertenencias. Familias con hijos a los que su vivienda se les ha quedado pequeña, en su mayoría."El cliente mayoritario son familias que buscan espacio para tener sus cosas cerca de casa", explican desde la empresa a este medio. Aunque también recurren a ellos deportistas, que guardan bicicletas o esquís, pasando por autónomos o coleccionistas.

El elemento común siempre es la falta de espacio en sus viviendas. "Quieren espacio y que éste sea económico", explican desde la empresa, un lugar que además esté situado cerca de sus domicilios para que sea "accesible, cómodo y al que recurrir a menudo". También el cliente más habitual de Míster Traster son particulares que residen en la misma zona en la que se encuentran los almacenes. "Para ellos es como un anexo a sus casas: un lugar donde pueden guardar aquellos objetos que no son de uso diario, pero a los que pueden acceder fácilmente", apunta Juncadella.

Crisis

¿A qué se debe el auge de estos espacios? "Dependemos mucho de la compraventa del sector inmobiliario. Ahora que es un momento dulce de la venta de vivienda hay un incremento de la demanda. Pero durante la crisis también hubo gran demanda por la necesidad de mudarse a espacios más pequeños", sostiene Bosch.

Los trasteros urbanos se benefician tanto de la subida como de la bajada del mercado inmobiliario, una situación que ha llevado a su incremento en la última década en toda España. De hecho, Blue Space sigue en una fase de expansión en la que prevé abrir nuevos centros en Barcelona y Madrid. Sobre si es un negocio que vivió su auge durante la recesión, desde Central Trasteros también lo niegan. "No es un sector relacionado con la crisis, no estaba extendido y existía esa demanda en el mercado", señalan.

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información