Menú Buscar
Oficina Induct en el distrito de Gràcia de Barcelona, con menos jefes y más trabajo en equipo / CG

Trabajar sin jefes, un sueño hecho realidad

Las empresas españolas se apuntan a los nuevos modelos organizativos con menos jerarquías y más trabajo en equipo, que ya se aplican en Francia, Alemania o Reino Unido

4 min

El sueño de todo trabajador, no tener jefes, ya es una realidad. Cada vez son más las empresas que adoptan nuevos modelos organizativos donde se reducen las jerarquías y se apuesta por los equipos pequeños. Dicho de otra manera, la cadena de mando es menos vertical y mucho más horizontal. El llamado networking, que ya se aplica en países como Francia, Alemania, Países Escandinavos o Reino Unido, ha venido para quedarse.

Pero no tener jefes obliga al trabajador a implicarse más en su empresa. Ser más libre en la toma de decisiones requiere de más responsabilidad. Y también de una cierta preparación y asesoramiento. La compañía Induct, especializada en open innovation, ha ayudado a empresas como Cavas Vallformosa, la farmacéutica Sanofi, la Escuela Joviat o la estación de esquí Soldeu El Tarter / Grandvalira, a implantar un sistema donde “trabajar en equipo” es algo más que una frase hecha.

El Project Manager de Induct, Ignasi Clos, y el CEO Joan Ras / CG

El Project Manager de Induct, Ignasi Clos, y el CEO Joan Ras / CG

“La idea es que los trabajadores no sean propiedad de su jefe, sino personas capaces de tomar decisiones y compartir conocimientos. Es necesario marcarse unos objetivos, un plazo y medios para lograrlos”, explica Ignasi Clos, Project Manager de Induct.

La experiencia demuestra que ese nuevo modelo organizativo puede aplicarse en empresas de muy distinta especialización. Así, Cavas Vallformosa, con 80 trabajadores, ha creado una red social interna donde se proponen proyectos de mejora que los trabajadores desarrollan. De mayor envergadura es Sanofi, farmacéutica donde 700 empleados trabajan en ideas de innovación. Asimismo, tiene también una base de profesionales de cardiología de toda España para buscar fórmulas con las que mejorar la calidad de vida de los pacientes. La Escuela Joviat, situada en Manresa (Barcelona), ha apostado por una organización colaborativa donde los profesores de dividen en equipos de trabajo. Y la estación de esquí el Tarter / Grandvalira abre su búsqueda de nuevos proyectos a trabajadores, clientes y usuarios.

Como no podía ser de otra manera, Induct predica con el ejemplo y aplica esa nueva forma de organización, que viene avalada por varios estudios que subrayan la necesidad de que las empresas inviertan en innovación. Es más, esos informes aseguran que dedicar tiempo y medios a crear nuevos entornos laborales garantizan un crecimiento más rápido a la empresa.

El Project Manager de Induct, Ignasi Clos / CG

El Project Manager de Induct, Ignasi Clos / CG

Uno de ellos es la Encuesta Mundial de Innovación de Price Water House Cooper de 2013, según la cual, las empresas que apuestan por crear comunidades de innovación y colaboración crecen hasta tres veces más rápido.

Que los trabajadores felices son más productivos, lejos de ser un tópico, está cuantificado. Economistas de la Universidad de Warwick (Reino Unido) aseguran que el bienestar laboral hace que los trabajadores sean doce veces más productivos.

En España, las comunidades líderes en innovación son País Vasco, Cataluña y Madrid. Por este orden.