Menú Buscar
La portada de 'The Economist' de esta semana / EUROPA PRESS

'The Economist' ve en peligro el sistema público de pensiones español

El semanario británico considera que la precariedad del empleo juvenil y la escasa integración de los inmigrantes constituyen una amenaza para la previsión social

3 min

The Economist dedica este fin de semana un número monográfico a España, bajo el título La tensión en España, en el que advierte de que la precariedad laboral juvenil y la baja integración de los inmigrantes amenazan al sistema de pensiones.

La revista británica apunta que las dificultades de las pymes y el bajo nivel de inversión en I+D+i, así como la debilidad del sistema educativo y la baja natalidad, son otros de los riesgos ante los que se enfrenta España en el plano económico.

En el balance del haber, destaca "el incremento de la calidad de vida y la construcción de un auténtico Estado de bienestar tras el fin de su aislamiento internacional", así como la "integración en la Unión Europea y en la OTAN".

"Tras tres décadas de crecimiento, el estallido de la burbuja inmobiliaria en 2008 marcó un punto de inflexión que supuso el inicio de la crisis económica", señala The Economist', tras lo cual se produjo "una ola de descontento sin igual entre las democracias desarrolladas".

Las reformas aprobadas durante los dos mandatos de Mariano Rajoy fueron "impopulares", pero que "funcionaron". Como ejemplo de esto, indica que en los últimos tres años la economía española ha crecido por encima del 3% y que el desempleo ha descendido hasta el 15%.

Sin embargo, la brecha generacional se ha "ensanchado" y mantiene a amplios estratos de la población juvenil "subsistiendo" de forma precaria con contratos temporales.

La publicación afirma que las consecuencias de la crisis económica han desembocado en una "crisis constitucional impulsada por el separatismo catalán".

En este sentido, califica de "dura" la respuesta judicial tras el referéndum ilegal del pasado octubre. Por este motivo, insta a España a abordar una "actualización del consenso constitucional", debido a que el "nacionalismo constitucionalista ha mutado en separatismo identitario".

A pesar de estos acontecimientos, la revista británica considera que la época vivida en España desde la llegada de la democracia es la "más exitosa" de su historia desde la Edad de Oro de los siglos XVI y XVII.