Menú Buscar
Vistas desde una empresa en una economía globalizada / CG

Los seguros de crédito, colchón contra el impago empresarial

El impacto del Brexit, la desaceleración asiática y el inminente proteccionismo estadounidense son motivos para que las compañías modifiquen su gestión de crédito para evitar la insolvencia

05.06.2017 00:00 h.
6 min

España es uno de los países de la Unión Europea que presenta unas tasas de morosidad más altas. Esta situación se ha venido denunciando desde hace tiempo por la Plataforma Multisectorial contra la Morosidad, que ha calculado que los plazos en el pago a proveedores se alargan de media entre 71 y 77 días en el 68% de las empresas. Un periodo superior a los 30 y 60 días que estipula la ley.

Las aseguradoras de crédito han encontrado en esta situación de alto riesgo de insolvencia un campo fértil para vender sus seguros a las compañías y, al mismo tiempo, contribuir a que la actividad comercial no se frene por un aumento de la desconfianza inherente a la grave crisis financiera de los últimos años.

En este sentido, el último Barómetro de Prácticas de Pago difundido por Crédito y Caución apunta que la siniestralidad marcó máximos en 2015 y 2016 debido a la "mayor insolvencia" de las zonas emergentes, que a su vez "afectó al 41% de las operaciones a crédito" efectuadas en Europa Occidental.

Absorber el riesgo de impago

Desde la aseguradora líder de España –con un 53% del mercado nacional– consideran que el seguro es "un importante factor generador de confianza" para abrir líneas comerciales entre empresas, ya que "absorbe el riesgo de impago en el complejo comercio moderno".

En un ecosistema caracterizado por extensas relaciones en la cadena de suministro, es vital que ningún eslabón deje de ser solvente. Desde el sector se percibe el seguro de crédito como una garantía "para la supervivencia de las empresas" y de la actividad comercial.

Alta morosidad

La morosidad en España afecta al 90% de las empresas en doméstico y al 84% en los mercados exteriores. Las principales razones de la morosidad son las mismas que en el resto del continente: insuficiencia de fondos (53%), financiación alternativa (28%) y la complejidad del procedimiento de pago (21%), según el informe de Crédito y Caución.

La morosidad obliga al 30% de las empresas españolas a posponer sus propios pagos a proveedores y provoca pérdida de ingresos al 17%. Los impagos más prolongados se dan en la industria química y servicios a empresas, mientras que las mayores tasas de impago se concentran en los sectores de materiales de construcción, bienes de consumo duradero y servicios.

Cobertura

La cobertura del seguro de crédito implica análisis de cada cliente, indemnización en caso de impago y procesos de recobro internacional. Fuentes de Crédito y Caución explican a Crónica Global que la "mayor aportación" del seguro de crédito se halla "en su capacidad preventiva" y también en la de analizar con precisión "los riesgos asociados" a cada empresa "gracias a la información pública disponible".

Cada asegurado, con la constante comunicación de las incidencias en el comportamiento de sus clientes, aporta información diferencial en tiempo real. Eso explica que, a partir de los años noventa, la creciente globalización económica provocase la concentración de las aseguradoras de crédito en operadores internacionales capaces de monitorizar millones de transacciones en todos los mercados y preservar estos efectos de red.

A este respecto, la cuota de mercado de Crédito y Caución es del 53% en España y del 23% en el mundo. Preguntados sobre el volumen de negocio que gestionan a escala global, informan que "la suma de las líneas de crédito" que amparan en todo el mundo se situaba "entorno a los 680.000 millones de euros" al cierre del último año.

Protegerse

Más allá de la crisis financiera y la insolvencia sufrida principalmente en los países emergentes, hay otras cuestiones que propician el aumento de este producto a escala global, como son "el impacto del Brexit, la desaceleración en Asia y el proteccionismo en Estados Unidos", aseguran desde Crédito y Caución.

En este sentido, las empresas españolas son –después de las alemanas (23%)– las que muestran una mayor inclinación (22%) en modificar su gestión de crédito y tomar medidas para evitar sufrir impagos y encarar los retos futuros.