Menú Buscar
Sara Werner, CEO  y cofundadora de Cocunat / FOTOMONTAJE CG

Sara Werner, la CEO que ha revolucionado la conciliación

La cofundadora de Cocunat, con el 90% de la plantilla formada por mujeres, apuesta por la flexibilidad horaria y trabajar por objetivos

5 min

Conciliación. ¿A qué les suena el término? Hacer compatible la vida laboral y la personal suena a quimera, pero Sara Werner, CEO de Cocunat, la aplica en su empresa con gran éxito. El 90% de la plantilla, integrada por 38 empleados, son mujeres, que también ocupan el 99% de los puestos directivos. La cofundadora de esta marca de cosmética 100% libre de tóxicos apuesta por la flexibilidad y por el trabajo por objetivos. “Si los cumples en tres días, puede coger libre el resto de la semana”, detalla.

No es tarea sencilla. Se necesitan profesionales responsables, implicados y sobre todo proactivos, cuenta a Crónica Global esta emprendedora. Fue en 2013 cuando se embarcó en este proyecto junto a su socio Ignasi Faus y desde entonces no han dejado de crecer. "Más que desde un punto de vista empresarial, lo enfocamos desde el personal. Intentamos ver las necesidades que tienen nuestros trabajadores, y darles una solución", detalla Werner. Y es que conciliar no se reduce el ámbito familiar. "Parece que solo tenga sentido cuando se tienen hijos, pero uno puede necesitar ir al médico, apuntarse a clases de pádel o a un curso de teatro los jueves por la tarde", señala.

Alcanzar objetivos

Para compatibilizar empleo y vida social en Cocunat rechazan el enfoque estándar de jornada laboral. "Marcamos unos objetivos y para alcanzarlos da igual el horario que hagas, o las horas que emplees. No es necesario trabajar ocho con un parón de dos para comer, cuando mucha gente no las utiliza. Si alguien es feliz entrando a las 8:00 y saliendo a las 15:00, puede hacerlo", cuenta Werner.

En esta compañía los horarios son flexibles, aunque para poder coordinar tareas, la plantilla al completo se encuentra en la oficina a mediodía. "El caso más extremo fue el de un informático que entraba a las cuatro de la mañana. Prefería trabajar solo y era muy espartano y cuadriculado. ¿A mí que más me da? La página web estaba perfecta", explica la CEO de Cocunat, que aplica la misma lógica en el área de atención al cliente, donde el equipo puede fijar los turnos en función de sus necesidades. "Ser flexible aporta mucho más que tener a alguien calentado la silla".

Sin absentismo laboral

La misma flexibilidad se aplica a toda la plantilla: departamento de marketing, logística, contabilidad, diseño y comunicación; pero esa libertad exige gran confianza en los trabajadores. "No sirven todos los perfiles. Tienen que ser muy responsables, pero eso es tan importante la elección del equipo. Es prueba y error. Buscar personas que sean proactivas; intraemprendedores. No tiene que ver con la edad, sino con la actitud", subraya Werner, quien presume de que en su empresa no existe absentismo laboral.

"Si tu puedes organizarte para que tu trabajo se amolde a tu vida, ¿por qué vas a tener que faltar?". Y es que en esta empresa de cosmética natural rechazan el modelo que paga al trabajador por las horas que pasa en la oficina y no por el resultado que genera. "Los índices de productividad en España están por los suelos porque nos centramos en el tiempo y no en los resultados. Tu empleado tiene que llevar a cabo un proyecto que es el que a ti te va a dar rentabilidad", apunta Werner.

Efectividad

Esta emprendedora constata que queda mucho todavía para implementar esta fórmula en la mayoría de empresas. "Es necesario cambiar de visión y darse cuenta de que la efectividad pasa por involucrarse más en la empresa. Queremos gente que sea proactiva, participe, piense, y para eso tienen que entender que es un proyecto que forma parte de ellos. Obviamente, si tu les cortas la vida, llega un momento que, por mucho que estén motivados, acaban por desanimarse", concluye.