Menú Buscar
El concejal de Presidencia y principal ideólogo de la funeraria pública, Eloi Badia

Último revolcón a Colau: fracasa con su funeraria

El pleno de Barcelona ha tumbado uno de los proyectos estrella de los comunes: la creación de una funeraria pública en la ciudad

27.02.2019 10:07 h. Actualizado: 27.02.2019 10:08 h.
6 min

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, y el concejal de Presidencia, Eloi Badia, han salido derrotados este miércoles en una de sus principales apuestas de esta legislatura. El pleno extraordinario de Barcelona ha tumbado definitivamente la creación de una funeraria pública, un proyecto ideado e impulsado por Badia. El edil ha defendido la propuesta apoyándose en que Barcelona es "la ciudad donde morirse es más caro". "No esperemos al próximo mandato", ha pedido al resto de formaciones políticas. Pero su enésimo intento por sacar adelante la funeraria exprés, esta vez a modo de súplica y esperando un milagro, ha sido definitivamente sepultado por la oposición.

La cara de frustración de Ada Colau tras la votación ha dejado patente la importancia de este proyecto para los comunes. Todos los partidos excepto la CUP se han opuesto a la funeraria: PSC, PDeCAT, Cs y PP han votado en contra, mientras que ERC se ha abstenido.  

Ataques a ERC y PSC

La alcaldesa se ha mostrado dolida por su incapacidad para tirar adelante un acuerdo con las fuerzas de izquierda, en referencia a ERC y PSC, con las que se ha mostrado especialmente dura. A los republicanos les ha acusado de hacer pequeña la política y ha lamentado la imposibilidad de hacer pactos estables con ellos. 

Ada Colau y Eloi Badia también han realizado duros reproches contra los socialistas, a los que llevaban semanas presionando para que votaran favorablemente. La líder de BComú ha sacado a reluzir el barómetro municipal para afirmar que los votantes del PSC están a favor de la funeraria pública, un servicio que un gobierno socialista privatizó tres meses antes de unas elecciones, ha dicho.

Compara a Collboni con Valls

Además, los comunes también han aprovechado la ocasión para atacar al líder del PSC en Barcelona, Jaume Collboni. Lo ha hecho Eloi Badia, quien ha comparado al alcaldable socialista con Manuel Valls, "el candidato de las élites". Según el concejal de Presidencia, no se entiende el giro de Collboni, ya que en su día había extendido la mano para llegar a acuerdos progresistas con el gobierno municipal.

Por último, la alcaldesa ha finalizado su turno de palabra acusando a todos sus contrincantes de moverse por intereses partidistas y corto-plazistas, el mismo argumento que ha usado la oposición para enterrar su proyecto de funeraria.

Críticas de la oposición

Las réplicas de la oposición también han estado cargadas de duros reproches y acusaciones hacia el gobierno municipal. La concejal del grupo demócrata Sònia Recasens ha calificado la situación como "muy grave". Según ella, las "posiciones populistas" de Ada Colau le ha llevado a jugar con la muerte y con los sentimientos de las personas en un tema tan sensible como los fallecimientos. En cambio, ha destacado el sospechoso silencio del gobierno local sobre el derrumbe de los nichos de Montjuïc, sobre el que la alcaldesa no ha hecho ni un tuit, ha dicho.

Asimismo, Recasens ha defendido que la propuesta de Badia no tenía capacidad de influir en el precio de mercado de los funerales.

Campaña de marketing

Por su parte, el edil de Cs Koldo Blanco ha considerado el proyecto como "un conflicto innecesario porque los servicios funerarios bonificados ya existen". Según el concejal, el gobierno municipal se ha dedicado durante estos años a engañar "a la oposición, a las empresas funerarias y a sus trabajadores”, además de actuar con "prepotencia, manipulando a la gente y sin diálogo".

ERC, pese a haberse abstenido, también ha dedicado unas duras palabras al gobierno de Colau. El concejal Jordi Coronas les ha acusado de realizar una campaña de marketing preelectoral y de empezar una guerra contra la empresa Mémora solo para hacer ruido. Tampoco ha pasado por alto lo que ha valorado como un intento de utilizar políticamente a la Síndica de Barcelona.

La concejal del PSC Carmen Andrés se ha mostrado favorable a unos servicios funerarios con precios asequibles y una gestión transparente, algo que los socialistas votaron inicialmente, ha dicho. Sin embargo, según ella la situación ha cambiado drásticamente desde entonces. Ha acusado al gobierno de pactar un modelo difuso únicamente con la CUP, sin llegar a consensos con el resto de formaciones políticas. Además, ha recordado que en el consejo de administración de Serveis Funeraris de Barcelona el ayuntamiento votó a favor de incrementar un 16% el precio de los servicios más económicos --de los 1.800 a los 2.072 euros, cuando "tienen derecho a veto".