Menú Buscar
Vecinos del barrio saludan desde sus ventanas a los ancianos de una residencia de mayores / EP

Las residencias de ancianos no podrán presentar ERTE durante el estado de alarma

Los centros sanitarios y de cuidado de mayores deberán mantener su actividad para atender a las personas vulnerables, según ha decretado el Gobierno

3 min

Los centros sanitarios y de cuidado de mayores y dependientes o de personas con discapacidad, tanto públicos como privados, tendrán que mantener su actividad mientras dure el estado de alarma --y sus posibles prórrogas--. Estos servicios se consideran esenciales, según lo establece el Real Decreto-ley de medidas complementarias en el ámbito laboral para paliar los efectos de la crisis de la Covid-19, motivo por el que no podrán presentar ningún expediente de regulación temporal de empleo (ERTE).

El Real Decreto-ley fue aprobado ayer por el Consejo de Ministros y ha entrado en vigor este sábado, tras su publicación en el Boletín Oficial del Estado (BOE). Así, aquellos centros y establecimientos sanitarios, como hospitales, ambulatorios, y los centros sociales de mayores, personas dependientes o con discapacidad, como centros de día y residencias, ya sean de titularidad pública y privada, cualquiera que sea su régimen de gestión, que determine el Ministerio de Sanidad o la Vicepresidencia de Derechos Sociales y Agenda 2030 no podrán tramitar ERTE conforme a esta nueva norma, que estará vigente hasta la finalización del estado de alarma.

Compromiso con los más vulnerables

El Gobierno explica en el decreto que esta medida persigue "garantizar el compromiso de toda la sociedad, instituciones y organizaciones con las personas más vulnerables, entre las que se encuentran las enfermas y las socialmente dependientes".

Estos establecimientos deberán, por tanto, mantener su actividad, pudiendo únicamente reducir o suspender parcialmente la misma en los términos en que así lo permitan las autoridades competentes. La norma establece que el incumplimiento o resistencia a las órdenes de las autoridades será sancionado con arreglo a los términos establecidos en el artículo 10 de la Ley Orgánica de 1981 que regula los estados de alarma, excepción y sitio.

Riesgo de sanción

Dicho artículo establece concretamente que el incumplimiento o la resistencia a las órdenes de la autoridad competente en el estado de alarma será sancionado con arreglo a lo dispuesto en las leyes. Si estos actos fuesen cometidos por funcionarios, las autoridades podrán suspenderlos de inmediato en el ejercicio de sus cargos, pasando, en su caso, el tanto de culpa al juez, y se notificará al superior jerárquico, a los efectos del oportuno expediente disciplinario.

Si fuesen cometidos por las autoridades, las facultades de éstas que fuesen necesarias para el cumplimiento de las medidas acordadas en ejecución de la declaración de estado de alarma podrán ser asumidas por la autoridad competente durante su vigencia.