Menú Buscar
Ramón Masiá (c), presenta su candidatura a la Cámara de Comercio de Barcelona junto a Josep María Valls, Helena Elorriaga (que no formará parte de la lista); Carlos Oliveras; Lluís Puig; Xavier Argenté y Javier Caltrava / CG

Ramon Masiá, candidato a la Cámara de Comercio de Barcelona: "Ahora es mi turno"

El letrado se presenta con una propuesta que incluye una gestión empresarial con nuevos servicios de pago, pescar ayudas europeas y más internacionalización

29.11.2017 14:24 h. Actualizado: 29.11.2017 14:27 h.
7 min

Ramon Masiá ha presentado este martes su candidatura para concurrir a las próximas elecciones de la Cámara de Comercio de Barcelona y dar carpetazo a una “etapa más de declaraciones y poco de trabajar”. El letrado y economista asegura que Miquel Valls “ha hecho cosas” por la organización y que eso fraguó la colaboración entre ambos en tres legislaturas consecutivas. Aunque reconoce que esta proximidad se ha erosionado. “He trabajado 20 años en la cámara, he intentado proponer nuevas iniciativas en el pleno y no lo he conseguido, ahora es mi turno”, ha manifestado.

Otras nueve personas han arropado la presentación, aunque no todos ellos concurrirán a la lista para elegir a los 40 representantes del futuro pleno de la organización. Le acompañarán en las listas el notario José María Valls; el consultor Xavier Argenté; el director de R3 CyberSecurity, Javier Calatrava; el consejero delegado de Eurofil, Lluís Puig; el de Sogesa, Alfredo Martínez Sabadell; y el director de Hair Spa y de la cadena Luz Organic Salons, Carlos Oliveras.

Composición del futuro pleno

El decreto ley que el exconseller Jordi Baiget aprobó en verano marcaba que dos tercios del plenario de las 13 organizaciones de dinamización empresarial debían ser elegidos por sufragio directo y en septiembre la institución de la capital catalana decidió reducir de 69 a 60 representantes su órgano de gobierno. Por lo que en las próximas elecciones, que aún no tienen fecha, se deberán escoger a 40 personas.

Otro 10% del plenario lo nombran las patronales más representativas catalanas --Foment del Treball, Pimec y Fepime-- y el resto las empresas con mayores aportaciones. Según Masiá, las que se comprometan a subvencionar con 100.000 euros anuales la institución durante la legislatura, aunque es una cuestión que aún está en el aire. También ha criticado el peso que tienen, ya que lo considera excesivo.

Nuevos servicios de pago

Asegura que su objetivo será el de “empresariezar la Cámara de Comercio”. Es decir, aplicarle una gestión empresarial. Por ello ha dado a conocer a grandes rasgos cuál será su “plan de negocio” ante los 400.000 electores. 

Afirma que se debe mejorar la partida de ingresos a pesar de que la institución no está en números rojos. Por ello propone impulsar nuevos servicios que sean “útiles para compañías”. “La mayoría deberán ser de pago, como no puede ser de otra forma”, ya que defiende que sólo con la consolidación de la facturación recurrente se podrá “obtener la independencia financiera respecto a otras instituciones que hemos perdido”.

Arañar ayudas europeas

En este sentido, critica que la directiva actual apostara por “los atípicos” para sanear las cuentas y vendiese patrimonio. Aunque entona el mea culpa, ya que recuerda que el pleno actual no se opuso en ningún momento a esta decisión aunque tampoco la vieran exactamente con buenos ojos.

“Me gustaría usar recursos no financieros de la banca con la que siempre hemos colaborado”, añade. Concretamente, “recurrir a las administraciones europeas para buscar el financiamiento a largo plazo”.

Críticas sobre la gestión del ‘procés’

También promete una mayor internacionalización y más discreción en el plano político. “La Cámara ha ido dando tumbos en el procés”, manifiesta, “no hemos estado en lo nuestro y se han hecho declaraciones que creo que no son de recibo”. Señala que se debe ir hacia un modelo de mayor convergencia con el resto de instituciones de representatividad empresarial en las que se consensuen discursos.

Algo que también aplica en el proceso de renovación del consejo de administración de Fira Barcelona. Afea que el debate sobre los posibles candidatos a sustituir a José Luis Bonet se haya mantenido presuntamente al margen de los 69 miembros del pleno de la Cámara y ante la negativa de la alcaldesa, Ada Colau, de nombrar al nuevo ejecutivo “con la Generalitat del 155 y no la elegida por el pueblo catalán”.

Más candidaturas

Masiá reconoce que su candidatura no será la única. “De entrada, Dídac Sánchez dijo que se quería presentar pero hace dos años, debía estar algo despistado”, bromea.

Sobre Valls, afirma que no se puede presentar porqué así lo marca la ley española, ya que representaría “su cuarta legislatura” y asegura que está dispuesto a que alguien se fusione con él pero no a integrarse en otra propuesta en ciernes. “No estoy dispuesto a que alguien me compre y haga un pelotazo”.

Las elecciones a las 13 cámaras de comercio catalanas no están convocadas. Santi Vila, el último consejero de Empresa y Conocimiento catalán, renunció al cargo sin publicar el calendario electoral. El proceso de renovación está frenado hasta después de las elecciones del 21D y condicionado al resultado electoral. Se desconoce cuál será la visión del futuro Ejecutivo catalán sobre las instituciones de dinamización económica territorial.