Menú Buscar
La presidenta del Puerto de Barcelona, Mercè Conesa, en una comparecencia / EP

El Puerto de Barcelona, pendiente del coronavirus

La presidenta de la Autoridad Portuaria cuestina el rechazo del Hermitage por parte del Ayuntamiento de Colau

4 min

La presidenta del Puerto de Barcelona, Mercè Conesa, admite que están evaluando el impacto del coronavirus en la infraestructura. “Estamos pendientes de cómo puede afectar”, reconoce.

La responsable de la Autoridad Portuaria asegura que una vez pasado febrero podrán “contrastar los efectos del coronavirus”. Por el momento, asegura, “el crecimiento es plano con una tendencia parecida a la del último trimestre de 2019”.

Importaciones

Conesa recuerda que el Convid-19 ha llevado a muchos fabricantes a cerrar sus plantas en China, por lo que se está reduciendo la producción. Apple ya ha anunciado que verán un impacto, y, en Cataluña, ya hay empresas que se han visto afectadas por falta de piezas procedentes del gigante asiático e incluso algunas, como Magneti-Marelli, han anunciado un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE).

China aporta el 19% del PIB mundial y supone el 42% de las importaciones en el puerto, subraya la presidenta de la infraestructura, por lo que “en los próximos meses”, evaluarán la afectación de esta enfermedad. “Nos consta que empresas de el Puerto buscan mercados alternativos como Turquía y norte de África”, avanza y está a la espera de contrastar si existe un trasvase importante de las líneas de China.

La presidenta del Puerto de Barcelona, Mercè Conesa, en una entrevista / TWITTER
La presidenta del Puerto de Barcelona, Mercè Conesa, en una entrevista / TWITTER

Cruceros y protocolo

Esas son las reacciones de las empresas ante la crisis del coronavirus, pero en una entrevista en Catalunya Ràdio este martes, Conesa destaca que en el puerto no se han modificado las medidas de seguridad. “El Ministerio no lo ha ordenado”, recuerda. La presidenta de la Autoridad Portuaria insiste que existe un protocolo que se realiza siempre y que obliga a las embarcaciones a comunicar si hay alguien enfermo en ellas cuando se acercan al puerto.

El mundo de los cruceros también está pendiente del coronavirus después de que el Diamond Princess se encuentre varado en Yokohama (Japón) con 454 pasajeros contagiados. “Preocupa”, admite Conesa, pero señala que las personas que llegan al país en muchas ocasiones ya han pasado otros controles en el Aeropuerto de El Prat, por ejemplo.

Críticas a Colau

Conesa no espera que el crecimiento de cruceristas que lleguen al Puerto de Barcelona en 2020 tenga unas alzas o bajas muy pronunciadas. En 2019, llegaron un 3% y avanza que las cifras rondarán el 2% o el 3% para el presente año. “Este crecimiento se mantendrá plano”. La razón: las restricciones impuestas por el Ayuntamiento de Barcelona aprobadas por Ada Colau, reconoce. Hace referencia al compromiso que adquieron con el consistorio que limita a trabajar con sólo siete terminales de cruceros, y lo van a mantener.

No han sido las únicas palabras que ha dirigido la presidenta de la Autoridad Portuaria a la alcaldesa de Barcelona. Sobre la polémica del Hermitage, Conesa se ha preguntado porqué en los años 2017 y 2018, Colau llegó incluso a recalificar el espacio donde estaba previsto el museo ruso para otorgarle un uso cultural y, por tanto, apostó por la tramitación del proyecto y ahora le pone obstáculos. La presidenta del Puerto defiende que ahora se evalúe la inundabilidad de la zona donde estaba provisto que se ubicara este equipamiento , pero recuerda que allí hay otros espacios portuarios y durante el temporal Gloria se cerró su acceso.