Menú Buscar
Vigilantes de seguridad de Prosegur, la empresa que crecerá en Cataluña a costa de Ombuds / EFE

Los vigilantes de seguridad denuncian a Prosegur por las subrogaciones de Ombuds

Los sindicatos del sector afirman que la compañía obliga a los trabajadores que ha asumido de Carrefour y FGC a firmar “cláusulas abusivas” en los nuevos contratos

03.08.2019 19:02 h. Actualizado: 03.08.2019 19:02 h.
3 min

Los vigilantes de seguridad privada han denunciado a Prosegur por las condiciones con las que intentan aplicar la subrogación de plantilla en los contratos que han heredado de Ombuds. Concretamente, en las condiciones impuestas entre los trabajadores que se dedican a la vigilancia de los supermercados Carrefour y de la línea del Baix Llobregat-Anoia de Ferrocarriles de la Generalitat (FGC).

El grupo intenta blindarse ante cualquier posible reclamación de los trabajadores respecto a las nóminas que la empresa en concurso de acreedores aún les debe pagar. Es decir, las de junio y julio y la paga extraordinaria de verano. En el contrato que les propone para firmar se indica que el empleado “admite que todas las obligaciones laborales nacidas con anterioridad a esta subrogación y que no hayan sido satisfechas o cumplidas con la anterior empresas”, el pago de las retribuciones, “serán reclamadas única y exclusivamente a aquella”.

ADN Sindical y UGT

Intenta “quedar liberada de dichas reclamaciones”, tal y como indica en una cláusula que tanto ADN Sindical como UGT tildan de abusiva. “Es ilegal a todas luces conforme a la reciente sentencia del Tribunal Supremo sobre subrogación de empresas”, indican las dos denuncias que se han cursado ante la Inspección de Trabajo de Madrid y de Barcelona.

Incluso se hace referencia a una situación anterior en la que la Administración ya falló a favor de las demandas sindicales. Fue por el conflicto que se generó en la subrogación de los vigilantes de la Fabrica Nacional de Moneda y Timbre y tenía los mismos protagonistas, Prosgur y Ombuds.

Rectificación

Los denunciantes esperan que el grupo de seguridad internacional rectifique y retire la cláusula de todos los contratos. Quién asume las obligaciones económicas que Ombuds ha dejado de satisfacer a sus trabajadores ha sido el principal escollo en las subrogaciones que se han planteado tras la quiebra de la compañía.

Todos los procesos que no se habían completado se han frenado por orden judicial. El Juzgado Mercantil 13 de Madrid ha decidido blindar todos los contratos que tenía Ombuds para intentar recuperar la viabilidad del grupo mediante un convenio con los acreedores. Con todo, la plantilla advierte de que no se puede garantizar la prestación de los servicios por las huelgas convocadas. En Cataluña la protesta laboral ya ha empezado con carácter indefinido.