Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
La prima de riesgo sube ante la expectiva de subidas de tipos por el BCE / CG

La prima de riesgo se eleva a 100 puntos por primera vez en 20 meses

La rentabilidad del bono a 10 años se multiplica por más de dos en apenas seis semanas y se sitúa por encima del 1,2%, sus máximos desde finales de 2018

4 min

La apuesta del mercado por una subida de los tipos de interés en la zona euro vuelve a elevar la presión en la renta fija, con efectos negativos para el bono español en el secundario. Su rendimiento comienza la semana por encima del 1,2%, sus cotas máximas en algo más de tres años, desde finales de 2018, lo que ha hecho que la prima de riesgo alcance la cota de 100 puntos, algo que no sucedía desde mediados de 2020.

Esta variable mide el diferencial del rendimiento del activo español con el bund alemán, el referente del mercado europeo; es decir, un indicador del coste adicional de financiación de la deuda española, cuyo volumen se encuentra actualmente en zona de máximos históricos, en el entorno del 122% del PIB.

Rentabilidad duplicada en seis semanas

Desde que se inició el año, los inversores han deshecho posiciones en el bono español, conscientes de que los planes de estímulo del Banco Central Europeo (BCE), incluida la compra masiva de deuda soberana a raíz de la irrupción del coronavirus, están tocando a su fin, como ha indicado el propio emisor.

El brusco movimiento ha provocado que el rendimiento del bono en el mercado secundario se dispare, hasta el punto de que en apenas seis semanas que llevamos de 2022 se haya multiplicado por más de dos.

Amenaza inflacionista

La escalada de la inflación en la eurozona y la amenaza de que se convierta en un fenómeno más duradero de lo previsto llevó al BCE a modificar algo el discurso que había mantenido hasta ahora sobre su política monetaria, que incluía descartar por completo alzas en el precio oficial del dinero en todo 2022.

Ese inicio de cambio de tendencia ha provocado una reacción en el mercado, que algunos expertos han calificado de exagerada, toda vez que está por ver si finalmente se produce este movimiento que, en todo caso, sería además a finales de año.

Ritmos diferentes

Sin embargo, la conducta del BCE sigue en notable contraste con la de otros grandes bancos centrales; entre ellos, el Banco de Inglaterra, que ya ha subido los tipos de interés en Reino Unido en dos ocasiones desde diciembre; y, especialmente, la Reserva Federal estadounidense, de la que el mercado ya descuenta alzas de tipos en marzo y dos o tres movimientos adicionales de aquí a finales de 2022.

Incluso, a finales de la pasada semana ya se comentaba la posibilidad de una reunión extraordinaria del Comité de Mercado Abierto de la Fed, rompiendo su frecuencia de seis semanas, para adelantar la primera de la subidas. Un extremo que el organismo no ha confirmado.

Compras a menor ritmo

Sea como fuere, en la eurozona también se empieza a dejar sentir el hecho de que el BCE ha reducido el volumen de sus compras de deuda en las últimas semanas, algo que admitió su presidenta, Christine Lagarde, en su última comparecencia pública.

El programa de compras, con una dotación que se amplió hasta 1,85 billones de euros, se ha centrado en aquellos países con un mayor riesgo de crisis de liquidez por lo elevado de su endeudamiento, como son los casos de España e Italia.

Prima disparada en Italia

De ahí, que sus respectivos bonos hayan figurado entre los más adquiridos por el emisor y, por lo tanto, los que más han dejado sentir en su rendimiento la bajada del ritmo de las compras.

Sin ir más lejos, la prima de riesgo italiana ya se sitúa en torno a 170 puntos básicos.