Menú Buscar
Elizabeth Holmes habla en un acto, en una imagen de archivo.

¿Por qué cayó Elizabeth Holmes de la lista de Forbes?

En solo dos años la propietaria del laboratorio Theranos ha pasado de la cumbre al ostracismo

Carlos Dávalos
3 min

Con apenas 30 años, la estadounidense Elizabeth Holmes se había convertido en una de las mujeres más ricas del planeta gracias a una empresa-laboratorio de análisis de sangre. Pareció que revolucionaba el mercado, porque ahora bastaba un pequeño pinchazo y una gota de sangre para reemplazar los tediosos métodos con jeringuillas y agujas.

Hoy, dos años después de que su fortuna alcanzara la cifra de 4.500 millones de dólares (unos 3.500 millones euros), Holmes no figura más en la lista de la revista Forbes.

La empresa de Holmes, Theranos (juego de palabras entre terapia y diagnóstico en inglés), había alcanzado la cima de Silicon Valley con un producto que nada tenía que ver con algoritmos, aplicaciones o buscadores. Lo que intentó Holmes fue revolucionar el mercado de los análisis de sangre, volviéndolo accesible a todos.

Hecha a sí misma

Para los emprendedores de Silicon Valley, Holmes era una de los suyos, porque no tenía estudios superiores y se había hecho a sí misma. Con 19 años había dejado la universidad de Stanford y convenció a uno de sus profesores para que la apoyara después de invirtier sus primeros 3.000 dólares para sacar adelante su proyecto de clase.

Lo que vino después no fue tarea fácil. Luego de muchas llamadas telefónicas consiguió un inversor raro para el sector sanitario en el que Holmes se quería mover. El fondo de inversión Draper Fisher Jurvetson había catapultado a Hotmail y Skype, y con su apuesta por Theranos hacía algo fuera de lo común. Holmes los había seducido con un pitch en el que ponía su aversión a las agujas y los problemas de un tío suyo que había muerto de cáncer --que no se detectó a tiempo-- como una posibilidad de hacer negocio. Como ella, habría millones de personas.

Su historia, al cine

Al principio parecía que no se equivocaban. La empresaria fue la primera mujer con 30 años en entrar a la lista de Forbes después de que las ganancias de Theranos subieran como la espuma. Ahora Holmes tiene 32, y la duda sobre la eficiencia de sus productos y la caída en el valor de su empresa la han borrado de la lista.

El motivo del fracaso de la empresa, que llegó a estar valorada en 9.000 millones de euros, sería la falta de precisión en las pruebas, la falta de un mercado claro y la contratación de personas que no estaban lo suficientemente preparadas para trabajar en un laboratorio. La celeridad del auge y la caída de esta treintañera nacida en Washington D.C. ya está en las miras de Hollywood. La actriz Jennifer Lawrence interpretará a Holmes en un film que dirigirá Adam McKay.