Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Mujer trabajando, en una imagen de archivo / EP

La pandemia ensancha la brecha de género en el desempleo

Las mujeres en paro tienen más formación que los hombres, pero las tareas domésticas dificultan su incorporación al mercado laboral

3 min

El Covid-19​ ha ampliado la brecha entre el desempleo femenino y masculino. Según la última encuesta de población activa, el número de mujeres en paro es un 4,2% superior al nivel pre-pandémico en Cataluña. En concreto, 9.000 mujeres más se han quedado sin trabajo, hasta alcanzar una cifra total de 221.600.

Por contra, la evolución de los hombres ha sido más positiva durante estos meses de pandemia, con unos niveles que ya son inferiores --un 2,1% menos-- a los del estallido de la pandemia. Son datos recopilados en un estudio del Observatorio de la Mujer, la Empresa y la Economía (ODEE) de la Cámara de Comercio de Barcelona que analiza la situación del mercado laboral tras la fase más aguda de la crisis sanitaria.

Paradoja del paro femenino

La investigación revela que un 29% del total de mujeres inactivas se dedica a tareas domésticas, frente al 5% de hombres. Aún así, el teletrabajo ha permitido a muchas mujeres incorporarse a la vida activa.

El análisis de la organización arroja una situación paradójica: las mujeres en paro tienen de media más estudios superiores que los hombres --el 30% de mujeres tiene formación universitaria o post-universitaria, frente al 25% de los varones--, aunque ello no les facilita el acceso a un puesto de trabajo y supone una "pérdida de talento" para la economía, según recoge el informe.

Impacto del Covid-19

Una de las explicaciones se halla en los datos sobre el paro de larga duración. Las mujeres se ven afectadas por estas lagunas laborales en mayor medida que los hombres --58.000 mujeres frente a 40.800 hombres--. Además, las mujeres tienen más dificultades para reincorporarse al mercado de trabajo una vez finaliza la cura de los hijos más pequeños.

"Un año y nueve meses de pandemia han dificultado todavía más su incorporación al mercado de trabajo, cronificando y agravando su situación, más vulnerable porque dejan de recibir la prestación de paro y porque se alejan cada vez más de la dinámica del mercado laboral", resume el estudio.