Menú Buscar
A la izquierda, Carlos Torres Vila, junto a Onur Genç, desde enero presidente y consejero delegado, respectivamente, de BBVA

Así le fue a Onur Genç, nuevo CEO de BBVA, en la filial estadounidense Compass

Entre 2017 y 2018, el turco ha incrementado un 35% los beneficios de la franquicia de EEUU y la ha convertido en la de mayor penetración móvil, con el 26% de las transacciones ya digitales

30.11.2018 00:00 h.
6 min

El turco Onur Genç, con sus 44 años y sin hablar español, estrenará, el próximo 1 de enero de 2019, su despacho de consejero delegado de BBVA en la sede del banco, en el edificio La Vela de Madrid. Se lo deja vacante Carlos Torres Vila, que ese mismo día ocupará la silla presidencial de Francisco González, jubilado tras 22 años en el cargo.

Un nuevo cambio de rumbo radical el que afronta Genç. Similar al emprendido hace dos años, cuando dejaba la vicepresidencia del Banco Garanti para tomar las riendas de Compass, la franquicia de BBVA en Estados Unidos. De Estambul al sur profundo del Estado de Alabama, en la ciudad de Birmingham. Y ahora, a Madrid.

El enfoque hacia lo digital, baza de Genç

Dos años en BBVA Compass, unidos a los cinco anteriores en Garanti, que han resultado definitivos para que el nuevo presidente Carlos Torres Vila le haya confiado el primer puesto ejecutivo en la próxima etapa de grandes cambios que el banco afronta.

Si había alguna duda, el pleno convencimiento por la apuesta decidida hacia la digitalización de la gestión del banco, en la que ambos gestores creen a pies juntillas, inclinaba la balanza para ocupar un puesto clave para el que se barajaban otros directivos de la entidad, también con trayectorias acreditadas, solventes y vinculados desde hace tiempo a la casa, pero, quizá, no con tanto predicamento hacia lo digital.

Balance del ejecutivo turco en Compass

¿Qué balance deja Genç de su paso por la franquicia estadounidense de BBVA? Bueno, en líneas generales. Tomaba las riendas de la entidad con unos beneficios de 511 millones de euros en 2016. Y lo dejará, a falta de que los resultados sean definitivos en el mes que queda para cerrar el ejercicio, con una ganancia próxima a los 700 millones, con la que la filial norteamericana aporta ya el 12% del beneficio del grupo, superando a Turquía, y solo por detrás del 41% de México y el 24% de España.

Un 35% más de beneficio en dos años, facilitado por un aumento aproximado del 13% en el margen de intereses, hasta rondar los 2.200 millones. Si a los ingresos recurrentes se suman comisiones y operaciones financieras, Onur Genç dejará el margen bruto de Compass por encima de los 2.900 millones, con un incremento del 7,5%.

Mejora del 23% en el margen neto

Además, el control de gastos llevado cabo por el ejecutivo turco ha posibilitado una mejora del 23% en el margen neto, que llevaría a la filial estadounidense de BBVA a superar los 1.000 millones al cierre de 2018.

Por lo que respecta a la gestión de la red y del personal. Genç recibía un banco que contaba con 10.544 empleados y, hasta septiembre, sumaban 11.005.

Más plantilla con 40 oficinas menos

Curiosamente, más personal a pesar de haber cerrado 40 oficinas. Clausura de sucursales que también ha llevado aparejado una disminución de los cajeros. De los 1.025 con que contaba Compass en diciembre de 2016 a los 804 existentes el pasado 30 de septiembre.

Ni que decir tiene que, además de mejorar el rendimiento de las inversiones y de reducir el coste del pasivo, la principal baza con la que ha contado el ejecutivo turco en su paso por Estados Unidos ha sido el cambio en la política monetaria llevada a cabo por la Reserva Federal (Fed).

Cuando Genç llegó a Alabama en enero de 2017  --días antes de que Donald Trump tomara posesión como presidente--, los tipos de interés en Estados Unidos estaban en el 0,55%. Desde entonces se han incrementado hasta la actual tasa del 2,25%.

Menos márgenes con los nuevos competidores digitales

En lo que también ha cambiado BBVA Compass en estos dos años, de la mano del directivo turco, ha sido en el proceso de transformación digital en la gestión del banco, llevando las ventas digitales al 26% del total de transacciones que se realizan. El cambio en la atención al cliente ha provocado que la filial estadounidense se haya convertido en la número 1 en penetración de banca móvil en aquel país.

El entorno cambiante provocado por la era digital es el gran reto que seguirá afrontado Onur Genç, ahora como consejero delegado de BBVA. Es consciente de que los nuevos competidores provocarán una inevitable erosión en los márgenes de los bancos tradicionales, y su labor, a partir de ahora, será tratar de que esa caída sea lo más reducida posible. Para eso le han contratado.