Menú Buscar
Cristóbal Montoro (izquierda), ministro de Hacienda en funciones, y Oriol Junqueras (derecha), consejero de Economia i Finances.

Montoro y Junqueras negocian de forma “cordial” mejoras económicas para Cataluña

El Ministro de Hacienda en funciones indica que el gobierno no dejará caer la Generalitat por el ‘procés’ y afirma que ofrecerá financiación a la Generalitat mes a mes

Redacción
3 min

El Ministro de Hacienda en funciones, Cristóbal Montoro, y el consejero de Economía y Hacienda catalán, Oriol Junqueras, estudiaron las medidas que se proponen desde Cataluña para solucionar sus problemas económicos este viernes en Madrid.

La Generalitat valora como pobres los compromisos que el Ejecutivo central tomaron, aunque supone un acercamiento entre ambos que tuvo lugar en un ambiente “cordial y productivo”, según las palabras de Montoro, y con las incógnitas abiertas sobre el futuro Gobierno del Estado.

Coincidencia en el análisis

El líder de ERC manifestó a la salida de la reunión que hubo “coincidencia” en las cuestiones analizadas y el popular aseguró que el proceso independentista iniciado no justificaría bajo ningún concepto que el gobierno dejara caer a Cataluña. “No habrá impagos a corto plazo”, sentenció.

Montoro aseguró que, por ahora, mantendrá el apoyo mensual a las finanzas catalanas para evitar una quiebra, en línea a los 350 millones de euros inyectadas a las arcas de la Generalitat el jueves por la noche. Asimismo, el ministerio estudiará la posibilidad de transformar créditos a corto plazo a deuda a medio o largo plazo a medida que se acerque su vencimiento que se financien mediante el Fondo de Liquidez Autonómica (FLA).

Intereses del FLA

Incluso abrió la puerta a negociar la rebaja del tipo de interés asociado a esta línea de financiación del 0,834% pactado el año pasado al 0%. El gobierno ya lo aplicó en 2015 y Cataluña insiste en que se debería mantener un año más por los estímulos a la financiación del Banco Central Europeo (BCE).

El encuentro entre Montoro y Junqueras tuvo lugar tras la rebaja de la calificación de la deuda de Cataluña a largo plazo de BB- a B en perspectiva negativa y la de corto la mantuvo en B por su debilidad financiera, unos valores que se hunden en el bono basura.

Rebaja drástica de S&P

La agencia valoró que las “tensiones políticas” que se esperan en los próximos 12 meses entre el Gobierno central y la Generalitat pueden incrementar y afectar de forma negativa las relaciones económicas intergubernamentales.

Junqueras intentó quitar hierro al varapalo de S&P al manifestar que la calificación de cualquier administración pública que no controle sus ingresos es de “carácter artificial”.