Menú Buscar
Imagen del cementerio de Les Corts, uno de los nueve que gestiona la empresa municipal en Barcelona / CG

La venta de Mémora tampoco revive la funeraria pública de BCN

El operador municipal que impulsa Eloi Badia topa con dos bloqueos, uno político y el otro empresarial

3 min

La compra de una participación mayoritaria de Mémora por parte del fondo de inversión Ontario Teachers' Pension Plan al vehículo de capital riesgo 3i por cerca de 450 millones no revivirá la funeraria municipal de Barcelona.

Si el tablero no se mueve, la idea de crear un operador 100% público que compita con Serveis Funeraris de Barcelona —participado por Mémora al 85% y al 15% por el ayuntamiento—, Áltima e Interfunerarias naufragará.

"Se trataba de concitar el apoyo necesario. El gobierno municipal de BComú y PSC se acercó a Ciudadanos y ERC, las piezas clave. Lo hizo tarde", indican fuentes municipales.

Doble bloqueo

Esta dilación a la que se refieren las voces consultadas ha creado un doble bloqueo. Por un lado, el político. "Si ni Ciudadanos ni ERC se mueven, los votos positivos al proyecto no llegarán a la mayoría necesaria", indican.

Por el otro, el empresarial. "El germen de la funeraria 100% pública fue Cementiris de Barcelona. Su director general, Jordi Valmaña y su mano derecha, Ángel Pascual, pergeñaron un plan que cortocircuitó Barcelona de Serveis Municipals (B:SM), el grupo al que pertenece la sociedad", han explicado fuentes sindicales.

"Ello precipitó en parte el adiós de Ignasi Armengol como gerente de B:SM. La nueva responsable, Marta Labata, está atando en corto a Valmaña", ha agregado la parte social.

Momento preciso

Esta doble obstrucción en Barcelona ha ayudado, en parte, a la venta del primer grupo funerario español.

"Serveis Funeraris de Barcelona genera un tercio del negocio total de Mémora. Con un competidor público en la capital catalana, la empresa perdía valor en el mercado porque haría menos servicios", detallan fuentes del sector.

Ello no ocurrirá, al menos hasta septiembre. El gran promotor de la idea, el edil de Presidencia, Eloi Badia (BComú), citó el lunes por primera vez la posibilidad de trasladar el proyecto a la próxima legislatura.

"La gran amenaza para el conglomerado era la alteración del mercado local barcelonés con un operador público. Al no suceder, los planes de la vicepresidencia de Economía de abrir los tanatorios en Cataluña quedan como una cuestión menor", remachan las fuentes consultadas.

Destacadas en Business