Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Angela Merkel, canciller de Alemania; Emmanuel Macron, presidente de Francia; Mark Rutte, primer ministro holandés; y Boris Johnson, primer ministro del Reino Unido / CG

Los mayores emisores de turistas dan la espalda a España y dejan en vilo las reservas

Las recomendaciones y advertencias de Reino Unido, Alemania, Francia y Holanda generan un freno en la llegada de visitantes y complica el resto del verano

5 min

Las recomendaciones de no viajar a España por parte de los principales países emisores de turistas han puesto contra las cuerdas al sector, que avisa de anulaciones y ve cómo la temporada de verano se asoma al precipicio por los rebrotes de coronavirus. Alemania y Holanda han sido los últimos en sumarse a las recomendaciones de no desplazarse a determinadas zonas, como Cataluña, Aragón y Navarra.

Con los mercados de largo radio todavía cerrados y la insuficiencia del turismo interno para salvar la campaña, España se jugaba el verano con las visitas de los vecinos europeos. Sin embargo, en las últimas semanas los rebrotes han provocado una cascada de advertencias y recomendaciones que ponen al sector en apuros.

Caída de los cuatro 'grandes'

Francia, tras amagar con un cierre fronterizo, fue el primer país en pedir a sus ciudadanos no veranear en Cataluña a cuenta de la situación sanitaria. Días más tarde fue Reino Unido el que anunció que aquellos que viajen a España tendrán que someterse a cuarentena. El lunes Holanda pidió a sus nacionales evitar Barcelona, al tiempo que instó a quienes ya estuvieran en la ciudad a retornar cuanto antes y someterse a un aislamiento de 14 días.

El último en sumarse a la lista ha sido Alemania, que ha recomendado evitar Cataluña, Aragón y Navarra. Pero la lista de países que piden no viajar a España es más amplia. También figuran Irlanda, Noruega o Bélgica. Todo esto deja al sector en una situación complicada. Ejemplo de ello es la cancelación de los paquetes vacacionales de TUI a la Península.

Nuevo "parón" para el turismo

Así las cosas, el sector turístico habla ya de un nuevo “parón”, con un ritmo de reservas “ralentizadas" y una oferta que tratará de sobrevivir con los visitantes nacionales. “Con el mercado de Lleida cerrado, Aragón con problemas, el primer ministro francés recomendando no venir a Cataluña y la cuarentena impuesta por Gran Bretaña, la situación está complicada”, resumía el portavoz de la Federación Empresarial de Hostelería y Turismo de la provincia de Tarragona, Xavier Guardià, en declaraciones a Efe, al tiempo que situaba el dato de reservas entre el 25 y el 30%.

Una mayor idea de la dimensión que han supuesto las recomendaciones de evitar España es que los cuatro países más enérgicos en el asunto, Reino Unido, Alemania, Francia y Holanda, son los cuatro principales emisores de turistas. En 2019 acumularon más de 44 millones visitantes, de los 84 que recibió el país. Todo ello en un sector que supone casi el 13% del PIB.

Reino Unido fue el primer emisor, con 18,1 millones de visitantes, seguido de Alemania y Francia, que empataron con 11,2 millones. El sexto mercado fue Holanda, con 3,7 millones de turistas, mientras que otro de los que ha pedido no desplazarse, Bélgica, aportó 2,5 millones.

Reino Unido habla de segunda ola

El primer ministro de Reino Unido, Boris Johnson, aseguró ayer tras ser cuestionado sobre la cuarentena a quienes vengan de España que se están comenzando a ver “señales de una segunda ola de la pandemia”, lo que influye en el desconcierto a la hora de realizar nuevos viajes.

Por su parte, la ministra de Exteriores, Arancha González Laya, trató de quitar hierro el martes a dichas recomendaciones: “España tiene su situación controlada. En aquellos lugares donde hay prevalencia más elevada de Covid hay claramente una serie de países miembros de la Unión Europea que están recomendando que no se viaje a esas zonas. Esto es normal, porque también en España la recomendación es que no se viaje a las zonas que tienen una mayor prevalencia”. Con todo, indicó que el Gobierno está en conversaciones para que los turistas que visiten las islas no tengan que someterse a cuarentenas.