Menú Buscar
El consejero de Economía, Jordi Baiget (CDC), en una intervención en el Parlament / EFE

Los comerciantes catalanes podrán hacer rebajas cuando quieran

La Generalitat trabaja para ampliar a 75 horas la apertura semanal, aún por debajo de lo que contempla la normativa española

4 min

El Gobierno catalán ultima una nueva norma para regular el comercio que dará vía libre a los profesionales del sector para poder hacer las rebajas cuando quiera. La Generalitat recomendará que sean en los periodos de verano e invierno, pero su aplicación será discrecional siempre que se respete la “calidad del producto”.

El consejero de Empresa, Jordi Baiget, dará carpetazo de este modo a una de las polémicas latentes sobre la capacidad de algunas firmas para lanzar promociones u ofertas especiales fuera de los periodos que permite la legislación vigente. Algunos comerciantes, especialmente los de establecimientos más pequeños, denunciaban se trataba de rebajas camufladas que alteraban la libre competencia y que no recibían ninguna sanción.

Ampliación del horario de apertura

Por otro lado, la nueva norma ampliará el horario permitido de apertura para todos los establecimientos independientemente de que se encuentren en zonas consideradas turísticas, que se rigen por un régimen especial. Se alcanzarán, así, las 75 horas semanales frente a las 72 actuales. Cabe destacar que, pese a que este cambio ofrece más flexibilidad a las empresas, el tiempo fijado aún está por debajo de las 90 ofrecidas en la normativa española.

El consejero ha defendido que es "lo suficientemente flexible para todo el mundo" y que este número de horas es el que más consenso reúne en el sector. Con todo, reconoce que hay diferencias entre los comerciantes.

Aprobación antes de finales de año

Baiget, junto a la directora general de Comercio, Montse Vilalta, ha manifestado que espera aprobar la nueva ley antes de final de año. El trámite burocrático empieza con el envío de la norma al Consejo de Trabajo Económico y Social y a la comisión de gobierno local que deberán analizar el redactado y emitir un dictamen que lo valore.

El consejero ha asegurado que, tras hablar con los grupos parlamentarios y con el sector sobre esta ley, no prevé que haya demasiadas dificultades para aprobarla.

Injerencias estatales y del Constitucional

"Queremos dar seguridad jurídica y defender el modelo de comercio catalán, que permite el equilibrio entre las diversas tipologías comerciales", ha señalado Baiget en un encuentro con los medios para presentar la ley este jueves en Barcelona.

También ha cargado las tintas contra el Gobierno central, al que ha acusado de poner palos a las ruedas para desarrollar la nueva norma catalana. Ha denunciado que ha habido "muchas injerencias" por parte de la Administración General del Estado y del Tribunal Constitucional durante el proceso, en referencia a la anulación de la limitación de implementar establecimientos comerciales en determinadas zonas el pasado mayo.

De hecho, Baiget deja tal y como está la ley de equipamientos comerciales catalana.